La startup Onroad avisa que operará en toda España sin abrir oficinas físicas

Driving licence online concept with computer and traffic signs

La autoescuela digital Onroad, filial española de Ornikar ha anunciado que empezará a operar en todo el territorio nacional sin necesidad de abrir oficinas físicas, tal y como hasta ahora se exigía en el reglamento de autoescuelas, ya obsoleto.

En un comunicado, Onroad explica que está decidido a eliminar todas las barreras posibles al acceso de los alumnos a la formación vial haciéndolo más cómodo, eficiente y asequible. “La situación actual no tiene sentido porque te obliga a abrir una oficina física en cada provincia y por cada centro de exámenes, aunque luego no le vayas a dar uso”.
“Esto”, agrega, “además de replicar una directiva ya derogada, condena al sector a la ruina, como bien ha demostrado la crisis  que estamos atravesando en la que un gran número de autoescuelas tradicionales se  están viendo obligadas a echar el cierre”, apunta Miguel González-Gallarza, CEO de  Onroad.

La decisión de Onroad se basa en el análisis jurídico elaborado por el abogado del Estado en excedencia, Miguel Temboury Redondo y exsubsecretario del Ministerio de Economía y Competitividad, según el cual la obligatoriedad de contar con un local, prevista en el Reglamento de Autoescuelas, ha sido tácitamente derogada por normativa de rango legal posterior, por lo que es ilegal obligar a cumplir con las secciones para presentar alumnos en cualquier provincia.

En este contexto, Onroad, que pretende operar en todo el territorio nacional con una licencia única, exige a la DGT que agilice de una vez su transformación digital y haga mucho más operativos y rápidos los trámites, tanto de autoescuelas como de alumnos, evitando colapsos como el que se está viendo en la actualidad y mejorando la prestación de sus servicios a ciudadanos y empresas. De esta forma, entiende esta startup, se garantizaría “una mayor eficiencia en la gestión al centrar los recursos en la enseñanza y no en los activos inmobiliarios”, que han llevado a la ruina a muchos empresarios del sector durante la pandemia.