Un regalo que le marcará a uno (o a una) para toda la vida

Pareciera que esta startup, tattooinbox.com, no termina de innovar nada, pero, desde luego, su apuesta es original. Ofrecen como regalo una caja pero no para un viaje, un masaje o una cena para dos, que suelen ser los clásicos, sino para que le hagan a uno un tatuaje.

Hay que conocer muy bien a la persona a la que deseas regalar algo así, pues de lo contrario el fiasco está garantizado. Bromas aparte, en un tiempo tan convulso como este, iniciativas emprendedoras como la de Roberto López, Rubén Laborda y Oriol Luengo, no digo que sean más necesarias que nunca, pero sí su objetivo de hacer negocio y, si todo transcurre como lo esperado, también el de hacer feliz a alguien, aunque duela un poco.

Se presentan como “la primera caja regalo del tatuaje”, y de algún modo lo son. Y no es que contenga el instrumental adecuado para que el regalador proceda con el regalado, sino que se aviene a las máximas garantías previstas por los más de 30 estudios de tatuaje donde llevar a cabo la tarea. Eso sí, todos están en Barcelona.

Una vez entregado el regalo, el afortunado/a dispone de dos años para decidirse dónde y qué tatuarse o, en el peor de los casos, ahorrarse el mal rato si se es algo escrupuloso o miedoso.

El espíritu comercial es lo que más interesa a estos prometedores emprendedores que en un alarde de marketing puesto al día y sostenible entregan con la caja una crema reparadora cien por cien vegana. Hay cuatro tipos de regalo, que llaman ONE, DUO, PLUS, PREMIUM, y que se corresponde, además de con un precio distinto, con las medidas del tatoo.

Roberto, Rubén y Oriol están ahora en Barcelona, pero avanzan que quieren llegar, y pronto, a Madrid, y, por qué no, ¡a toda Europa!, aseguran.

Luis Miguel Belda
Director de Comunicación en la Universidad a Distancia de Madrid (UDIMA) y Redactor jefe en TodoStartups