“Yonkis del cortoplacismo” y otras tendencias en innovación Open Source

El moderador Paco Estrada junto a los ponentes Yaiza Rubio, Jorge Oteo, Digna González, Javier Rodríguez, Mariola Terciado y Philippe Lardy, este viernes en Madrid. | Fotos: Alberto Orellana

Alguien del público pregunta: ¿Qué medidas tienen las empresas para hacer frente a la falta de talento en innovación? “Sí que hay talento”, responde Yaiza Rubio, “pero está mal enfocado”. La analista de seguridad en ElevenPaths ha defendido este viernes que el problema de falta de talento en la empresa es que el sistema educativo no está enfocado “a resolver problemas”. La formación, la co-creación y la transparencia han sido algunos de los temas que han aparecido durante la presentación en Madrid del Ebook de Tendencias Open Source 2020 de los organizadores del OpenExpo 2020.

Este documento, que verá su cuarta edición publicada en los próximos días, analiza las tendencias futuras en innovación tecnológica abierta, transformación digital y open source. De la mano de más de 100 expertos de diferentes países, el ebook ahonda en la capacidad de compartir en abierto para seguir creciendo en innovación. El objetivo es “obtener una visión multidisciplinar y atender a la previsión de los más de 100 profesionales que construyen el futuro y nos lo cuentan”, ha resumido el moderador Paco Estrada.

Más allá de las tecnologías que marcarán la ruta de los próximos años (Inteligencia Artificial, Open Source, Ciberseguridad, IoT y Cloud Computing) que propone el informe, parece que los diferentes sectores analizados (administración, educación, finanzas, industria, transportes y comunicaciones), tienen “más o menos las mismas inquietudes”. Así lo entiende Jorge Oteo, CIO de Vocento. Para él, además, no tiene sentido hablar de Open Source como tendencia, ya que lleva “25 años trabajando en ello”.

El Open Source es “la base” de la mayoría de las herramientas y de todas las tendencias presentadas , han coincidido los ponentes. La innovación abierta responde a un “sentido de comunidad y colaboración” muy relacionado con el sentir del ser humano, ha expresado Mariola Terciado, directora de innovación en Valoriza Medioambiente (Sacyr). Y más en temas como la ciberseguridad, donde compartir experiencias es “básico” para Rubio.

Otro factor que también resulta evidente es que estas tecnologías empiezan ya a dar productos “maduros”, fruto cada vez más de “mezclarse” entre ellas, ha apuntado Javier Rodríguez. El director del Centro de Referencia Nacional en Desarrollo Informático y Comunicaciones cree que, para lograr nuevos casos de negocio con la tecnología, hay que “evangelizar”. Dejar claro al ciudadano la capacidad que tiene una solución para “que tenga valor y que lo quieran pagar”, ha aclarado Terciado.

Para lograr esa evangelización, la colaboración entre los equipos internos de las grandes empresas y las startups es una suma necesaria, ha argumentado Digna González (digital marketing manager, Grupo Munreco). Especialmente en materias como la ciberseguridad, la co-creación ha demostrado que sí hay fórmulas a explorar para “retroalimentar” al usuario. Es decir, maneras de hacerle ver que la compañía hace un uso responsable de sus datos “compartiendo” con este “una parte del negocio generado” con ellos.

Esta fórmula planteada por Philippe Lardy, fundador de OpenExpo Europe, implicará que las empresas demuestren mucha más “transparencia” a la hora de aplicar, por ejemplo, IA con los datos del cliente. Según Rubio, los problemas como los que ha tenido Facebook convertirán la venta de datos en algo “no tan ético”. El usuario aún tendrá que ver qué se le devuelve por ceder esa información, lo que también implica un cambio en el propio concepto de la privacidad.

Todos estos cambios vendrán de la mano de corporaciones que se nutren de un talento que se “va a las startups”, ha dicho Oteo. Un cambio cultural de todo lo que implica integrar tecnologías como bots y reconocimiento lingüístico, que requieren una formación, sí, pero además necesitan “tiempo”. “Somos yonkis del cortoplacismo”, ha sentenciado del Vocento. “La gente quiere ser Chema (en ciberseguridad) en dos años, y no se puede. Se necesita tiempo y constancia. Hay mucho talento, pero no creo que quiera ir a nuestras empresas”.

El CEF.- Centro de Estudios Financieros, escuela de negocios propietaria de TodoStartups, ofrece el Máster Profesional en Ciberseguridad.