Facebook abre un centro de control de contenidos en Barcelona

Uno de los propósitos de Facebook para este año era mejorar su red social, hacerla más segura y para ello está dedicando mucho esfuerzo y trabajo. Por eso, acaba de abrir las puertas de un centro de control de contenidos que contará con 800 trabajadores que se encargarán de moderar los contenidos de la plataforma.

La sede central está ubicada en la ciudad de Barcelona, en concreto, en las Torres Glòries, una de las más emblemáticas de la ciudad, obra del arquitecto Jean Nouvel. En estas oficinas, los moderadores se dedicarán a frenar comentarios y contenidos racistas y, por supuesto, las noticias falsas o fake news.

El director de Community Operations de la compañía, David Geragthy, alabó el sistema de control de contenidos de Facebook, considerado uno de los mejores del mundo y aseveró que el objetivo de la red social es “crear un espacio seguro para todos los usuarios”.

En concreto, Facebook cuenta con dos sistemas para control de contenidos, el primero es la denuncia de los propios usuarios, mientras que el segundo es un sistema de inteligencia artificial y machine learning que los identifica de manera automática. Ahora bien, este último se tiene que combinar con el trabajo humano que siempre tiene la última palabra, aunque se ha revelado que el 90 por ciento del contenido terrorista que se intenta publicar en Facebook se detecta previamente gracias a este sistema de inteligencia artificial.

Este centro de control de contenidos está situado en varias plantas de este emblemático edificio y sus trabajadores cuentan con apoyo psicológico las 24 horas del día y una serie de beneficios, como zonas de descanso y clases de relajación, entre otras cosas. Estos 800 trabajadores que han comenzado ahora en Barcelona se suman a los 30.000 empleados que existen en todo el mundo dedicados también al control de contenidos. La mitad de ellos son moderadores, una parte de ellos se encargan de revisar y modificar de manera periódica la política de contenidos de la plataforma para adecuarse a los nuevos tiempos y formas de difusión de los mismos.

Facebook todavía no ha salido del atolladero en el que se metió tras el escándalo de Cambridge Analytica y la filtración masiva de datos que afectó a 87 millones de usuarios de la red social. Tras la publicación de este escándalo, la compañía liderada por Mark Zuckerberg ha tenido que enfrentarse a numerosos problemas, desde la pérdida de valor de sus acciones en la bolsa, hasta los problemas de credibilidad por parte de accionistas e incluso de usuarios.

El propio Zuckerberg tuvo que comparecer ante el Congreso de Estados Unidos y el Parlamento Europeo para dar explicaciones sobre la filtración de datos de sus usuarios para fines políticos, ya que la compañía de Cambridge Analytica tenía entre sus clientes a la campaña del actual presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y se afirma que utilizó esos datos para fines propagandísticos.

Otro de los problemas a los que se ha enfrentado Facebook a lo largo de este año es a la difusión de fake news en sus redes sociales, situación que han intentado atajar por todos los medios, desde la cancelación de cuentas de usuarios que se encargaban de la difusión de este tipo de noticias falsas o contenido violento, entre otras cosas.

Ana Lacasa
Periodista y Filóloga. Dos áreas que se dan de la mano para informar de la actualidad emprendedora y tecnológica.