Internet y televisión: la integración para la supervivencia de los medios

De izquierda a derecha, Juan Zafra, David Alandete, Fernando Peinado y María Rey, ponentes de la mesa redonda sobre la política en las redes sociales. |FOTOGRAFÍAS: Marta Peiro

Las nuevas tecnologías han cambiado no solo la forma de producir, sino también la de comunicarnos e informarnos. La irrupción de Internet, junto al aumento de la popularidad de las redes sociales, han hecho que los medios tradicionales se vean obligados a convivir e integrarse con la digitalización. Hoy informarse es un proceso en el que ya no solo entran los medios tradicionales desde la irrupción de Internet en la sociedad con la entrada del nuevo milenio.

Así lo aseguró Salvador Molina este miércoles en el 8° Congreso Procom, celebrado en la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid, que llevaba por título “La Revolución Audiovisual”. El presidente de la organización responsable del acto llamó la atención acerca del nuevo medio de comunicación resultante de la integración entre Internet y la televisión, que, aseguró, “ya es una realidad”.

Este medio “mixto, híbrido”, se basa en tres conceptos fundamentales: la narración trasmedia, la relación con la audiencia que ha favorecido el surgimiento de una televisión interactiva, y la televisión social, consecuencia de la popularidad creciente ganada por YouTube, explicó Molina. Así, expuso, ahora “los contenidos intentan hibridarse en distintos soportes” y se pretende hacer al espectador “participante activo” de los productos audiovisuales al permitirle seleccionar entre “distintas opciones integradas dentro de una misma plataforma”, diferentes historias. Para ello, narró, la televisión ha decidido asociarse con los fenómenos digitales de las redes sociales, siendo las preferidas para esa integración Twitter o WhatsApp.

Otra red social que se ha vuelto fundamental también es YouTube. A raíz de ella, comentó Molina, “se han fabricado series y programas pensados para el mundo de Internet”, hibridando en consecuencia los contenidos de Internet a la tv y en dirección contraria. Con ello, también se ha producido una hipersegmentación de la audiencia, que se reparte entre los contenidos y medios disponibles, detalló.

De izquierda a derecha, Jaime Magdalena, Miguel Ángel Ossorio, Jesús Ferreros, Karen Arriaza y Mafalda González, en la mesa redonda sobre los nuevos formatos.

Con todo ello, Molina aseguró que “las reglas del juego han cambiado: hay que pensar de una manera integradora en los dos soportes, sus audiencias y, sobre todo, su demanda”. Así, analizó, las personas menores de 35 años consumen ahora contenidos audiovisuales en otros dispositivos diferentes del tradicional aparato de televisión.

Además de esta integración, no se pueden perder de vista las “pérdidas de inversión publicitaria en los diarios españoles”. En este sentido, Miguel Ormaetxea recordó que “los ingresos de los medios siguen cayendo” en un modelo que, aseguró, “está roto”.

Ormaetxea dibujó un nuevo escenario en el que “Google absorbe la mayor parte de la publicidad digital” y “el pago de contenidos se está abriendo paso”. Como ejemplo de ello mencionó Netflix, preguntándose si alguien será capaz de trasladarlo a la información. Además, afirmó, “la voz va a ser clave en el periodismo que viene”, cobrando importancia los podcasts en un futuro que, consideró, “se presenta enormemente disruptivo. “El cambio tecnológico es el pivote sobre el cual cambia todo”, analizó.

De izquierda a derecha, Javier Callejo, Pablo Fernández, Carmen Pérez y Juanma Romero, en la mesa redonda sobre televisión y radio 4.0.

En ese contexto dibujado por los primeros ponentes, de “audiencias hiperconectadas con nuevos ámbitos de consumo de una producción flexible adaptada a una demanda cambiante”, predominan, según Carmen Pérez, profesora de la UCM, las “sinergias entre nuevos formatos en los que el público, además, participa a través de las redes sociales”. Estos se dan tanto en la televisión como en la radio.

Así, mientras Juanma Romero, director de Emprende TVE, consideró que se da una “convergencia entre los contenidos de lo offline y lo online” por la que, además, “la televisión tiene que adaptarse a los nuevos tiempos”, Pablo Fernández, responsable de Innovación y Desarrollo de Productos en Prisa Radio, habló de la “falta bestial de recursos” en el periodismo. En su campo en concreto, dijo, están trabajando en un proyecto de podcasts con el que buscan “explorar nuevas narrativas, llegar a nuevos públicos y explorar modelos”.

En la sociedad mediática actual, sin embargo, las redes sociales se han ganado gran peso. Tanto es así que, según consideró Javier Callejo, “tienes que vivir de las redes sociales porque si no las tienes estás muerto al no estar enterado de las cosas”. Por ello, aseguró el director de Deportes de Telemadrid, es fundamental “saber adaptarse al nuevo entorno”.

Otro campo que se abre a los medios con las redes es la política, ya que estas “son la vía de información, recolección y difusión preferente de la información”, opinó David Alandete. El director adjunto del diario El País recordó el papel fundamental de estos medios en las victorias de Obama o Trump en Norteamérica, la polémica suscitada con el caso Facebook o el ‘caso Cifuentes’, que terminó con la noticia de la destitución de la ya expresidenta de la Comunidad de Madrid a lo largo de la mañana.

De izquierda a derecha, Fernando Peinado y Salvador Molina, durante la ponencia inaugural del 8º Congreso de Periodismo.

Sin embargo, además de información, Alandete advirtió en torno a la circulación de fake news. Ante estas, María Rey, periodista, defendió una respuesta “con las reglas básicas del periodismo de toda la vida: honestidad, rigor y contraste”. Según dijo, “el discurso político ha cambiado de forma radical por la tecnología. Ahora la política se hace a golpe de tweet”.

Las redes sociales también han dado impulso al movimiento feminista, que permite que “ahora todos tengamos un micro”, afirmó Henar Álvarez. La periodista aseguró que las mujeres deben luchar para conseguir el puesto que desean en los medios, liderados en su mayoría por hombres. A pesar de esto, Natividad Bouata, de la Fundación Women’s Week se mostró convencida de que “son una herramienta para cambiar la realidad” en la que las mujeres “necesitan líderes referentes”. Además de este factor, Álvarez explicó que “un lenguaje inclusivo es vital” y que hay que empezar por “educar” a la sociedad para implantar una perspectiva de género en los medios, tarea que se puede realizar aprovechando las “muchas oportunidades, la inercia, de Internet”.

Las redes, por tanto, pueden convertirse en un aliado de los medios tradicionales en esta sociedad de la información. Ello sin perder de vista los numerosos nuevos formatos y plataformas a través de los cuales se pueden difundir y visionar los contenidos de los medios de toda la vida. Por ello, Miguel Ángel Ossorio, creador de la plataforma Breaking Club, defendió las “nuevas formas de ver televisión, decidiendo lo que se quiere ver y desde cualquier sitio”. El modelo, confió, “es de contenidos, no de canales”. Jesús Terreros, director de Estrategia de Unidad Editorial, compartió la misma opinión. Según analizó, hay “múltiples soportes y canales que dan una oferta personalizada”.