El culebrón de Twitter llega a su fin, Elon Musk es su dueño oficial

Rate this post

El culebrón de Twitter llega a su fin. Y es que el multimillonario y fundador de Tesla y SpaceX, Elon Musk, ha oficializado su compra por lo pactado, los 44.000 millones de dólares, después de unos meses convulsos en los que ha pasado de todo, desde cancelaciones de la operación hasta demanda judicial por parte de Twitter para forzar el cierre de la compra venta.

Ahora bien, la compra ha venido acompañada de cambios en la cúpula directiva de Twitter, ya que Musk ha despedido a un puñado de altos cargos, incluido el director ejecutivo Parag Agrawal, el director financiero, Ned Segal, el director legal, de políticas y fiduciario Vijaya Gadde y al asesor general Sean Edgett. 

Una entrada por todo lo grande, pero en parte esperada, ya que según explican desde TechCrunch, la salida de Agrawal era inevitable debido a los enfrentamientos que ha tenido con Musk en el pasado. 

La compra de Twitter por parte de Musk se hace enarbolando la bandera de la libertad de expresión. En opinión del magnate, la política de Twitter para eliminar contenido o cuentas por difusión de contenido de odio está virando a la izquierda. Hay que recordar que el ex presidente de Estados Unidos, Donald Trump, vio cómo su cuenta se cancelaba tras la toma del Capitolio.

Por tanto, Elon Musk entra en Twitter por todo lo grande, haciendo grandes cambios pero poniendo fin a un culebrón que comenzó hace bastantes meses. En abril, el multimillonario compró el 9,2 por ciento de la empresa por 3.000 millones de dólares, convirtiéndose en el máximo accionista de Twitter. 

Unos diez días después, Musk confirmó su intención de comprar Twitter por 44.000 millones de dólares. En principio, Twitter aceptó, pero poco después, Musk se arrepintió e hizo todo lo posible para cancelar el trato, argumentando que Twitter no había sido del todo honesta al informar sobre el número de cuentas que son bots. 

Twitter denunció al magnate y lo llevó a juicio, pero semanas antes de que se celebrara, Elon Musk dio marcha atrás y confirmó su intención de comprar la compañía por lo pactado, justo en el día que la jueza impuso como fecha límite, para así no alargar más el asunto.

Todavía no se sabe qué es lo que va a pasar a partir de ahora con Twitter. En principio, se habló de que Musk quería despedir a buena parte de la plantilla para abaratar costes, y parece que ha empezado por arriba, al despedir a algunos ejecutivos.

El multimillonario también había prometido en el pasado restaurar la cuenta del ex presidente Donald Trump y eliminar todos los bots de la plataforma. También ha promocionado el potencial de Twitter como un terreno neutral y un contrapeso a sus quejas sobre los medios de comunicación tradicionales, que en ocasiones no informan favorablemente de sus tejemanejes.

Elon Musk es muy conocido en Twitter, no sólo por el culebrón de la operación de compra venta, sino porque ha utilizado esta red social para cosas bastante controvertidas, así que los tuits que publica no pasan desapercibidos. 

Poco después de cerrar el trato oficialmente, Musk publicaba “the bird is free” (el pájaro está liberado), haciendo referencia a Twitter y su símbolo del pajarito, aludiendo a ese espíritu de libertad de comentarios que siempre ha enarbolado.

Antes de ese tuit, Musk publicaba una carta dirigida a los anunciantes de Twitter en donde explica por qué está motivado a comprar la plataforma. “Ha habido mucha especulación sobre por qué compré Twitter y qué pienso sobre la publicidad”, ha señalado, añadiendo que “la mayor parte ha estado mal”. 

Musk ha explicado algunos puntos mencionados anteriormente, como que cree en el potencial de Twitter como una “plaza digital común”, pero le preocupa que “las redes sociales se dividan en cámaras de eco de extrema derecha y de extrema izquierda”, a medida que los medios tradicionales continúan con su “incansable búsqueda de clics”.

El magnate ha señalado que “por eso compré Twitter, no lo hice porque sería fácil, no lo hice para ganar más dinero, lo hice para ayudar a la humanidad, a quien amo”.

Termina la carta diciéndole a los anunciantes que Twitter aspira a ser “la plataforma publicitaria más respetada del mundo que fortalece su marca y hace crecer su empresa”.

 

Periodista y Filóloga. Dos áreas que se dan de la mano para informar de la actualidad emprendedora y tecnológica.