El fundador de Twitter entona el mea culpa por la situación de los empleados y sus despidos

Rate this post
Jack Dorsey, CEO de Twitter, cortesía de WIRED Youtube.

El fundador de Twitter, Jack Dorsey, ha entonado el mea culpa por la ola de despidos que se ha producido en la plataforma tras la irrupción de Elon Musk al comprar la red social de microblogging por 44.000 millones de dólares. 

Dorsey, que renunció a su puesto de CEO en Twitter hace menos de un año, ha abordado el despido de casi la mitad de la plantilla de la compañía encabezada por el nuevo propietario. En un tuit, Dorsey ha indicado que “la gente del pasado y del presente de Twitter es fuerte y resistente”, añadiendo que “siempre encontrarán la manera, no importa cuán difícil sea el momento”.

Asimismo, ha señalado que “me doy cuenta de que muchos están enojados conmigo”, y ha admitido su responsabilidad por la situación que atraviesa la compañía: “soy responsable de la situación en la que están todos: hice que el tamaño de la empresa creciera demasiado rápido, pido disculpas por eso”.

Dorsey, quien también renunció a pertenecer a la directiva de Twitter hace cinco meses, aseveró que está “agradecido y amado por todos los que alguna vez trabajaron en Twitter”, incidiendo en que “no espero que sea mutuo en este momento… o nunca… y lo entiendo”.

Se trata del primer comentario público que ha hecho Dorsey después de que Musk oficializó la compra de Twitter la semana pasada tras un largo culebrón de vaivenes incluso judiciales. Y parece que no está muy de acuerdo con las medidas que está llevando a cabo Musk desde entonces, aunque siempre lo ha calificado como la solución “en la que confío”.

Dorsey tenía claro que el siguiente paso de Twitter era diferente a como él la estaba encauzando. De hecho, en los documentos filtrados del juicio entre Elon Musk y Twitter, se ve cómo veía el futuro el fundador de esta plataforma. De hecho, se han publicado los detalles de un mensaje de texto que Dorsey envió a Musk diciéndole que se fue de la red social porque Twitter necesitaba convertirse en una nueva plataforma, una que no sea una empresa, según explican desde TechCrunch.

En concreto, Dorsey aclaraba que “creo que debe ser un protocolo de código abierto, financiado por una especie de fundación que no posee el protocolo, sólo lo promueve. Un poco como lo que ha hecho Signal, no puede tener un modelo publicitario”.

Por su parte, Musk se refirió a los despidos de buena parte de la plantilla el viernes pasado diciendo que “desafortunadamente no hay otra opción cuando la compañía está perdiendo más de cuatro millones de dólares al día”.

Asimismo, Musk ha informado de que todos aquellos que han sido despedidos se les ha ofrecido tres meses de indemnización, que es un 50 por ciento más de lo requerido legalmente.

 

Periodista y Filóloga. Dos áreas que se dan de la mano para informar de la actualidad emprendedora y tecnológica.