Meta desarticula dos operaciones para manipular la opinión pública sobre Ucrania

Rate this post

Meta ha dado un paso al frente para acabar con la desinformación en sus redes sociales. Y es que la compañía fundada por Mark Zuckerberg ha desarticulado dos redes de China y Rusia que tenían como objetivo influir en las opiniones sobre las elecciones de Estados Unidos y la guerra de Ucrania.

La red más grande de todas, la rusa, se dirigía a las audiencias de Europa y Reino Unido e incorporó una red en expansión de páginas web que se hacen pasar por webs de noticias como The Guardian.

Ben Nimmo y David Agranovich, de Meta, han indicado en un comunicado que “presentó una combinación inusual de sofisticación y fuerza bruta”, añadiendo que las páginas webs falsificadas y el uso de idiomas “exigieron una inversión técnica y lingüística”. En el caso de la amplificación en las redes sociales, se basó principalmente en anuncios y cuentas falsas.

La red rusa comenzó a operar en mayo de este año y se dirigían especialmente a Alemania, pero también tuvieron un impacto en Francia, Italia, Ucrania y Reino Unido. Actuaban utilizando una red de páginas webs falsas, incluyendo medios de comunicación de reconocido prestigio de cada país, entre ellos The Guardian, Der Spiegel y Bild, publicando contenido original criticando a Ucrania, los refugiados ucranianos y las sanciones a Rusia. Estos artículos se promocionaban en una amplia gama de servicios de Internet, desde Facebook e Instagram y también Twitter. También lanzaron peticiones a través de páginas como Change.org y Avaaz y crearon contenido en LiveJournal. 

Por otra parte, la operación de Meta contra la desinformación también ha llegado a China. En este caso se centró en personas de ambos lados del espectro político. Por un lado, se publicaron memes atacando a Joe Biden, presidente de Estados Unidos, y por otro se criticaba al Partido Republicano. En otro momento, en una publicación en chino, se criticaba a Estados Unidos por cuestiones geopolíticas. Otra acción se dirigió a los residentes de la República Checa con memes antigubernamentales.

En este caso, la operación fue un fracaso ya que, según Meta, sólo el grupo centrado en República Checa vio algún compromiso. Al parecer, el patrón de publicaciones en redes sociales respondían a un patrón vinculado al horario laboral de China, lo que supone que se publicaban cuando los estadounidenses dormían.

Por todo ello, Meta ha desarticulado ambas operaciones basándose en la violación de la regla de “comportamiento inauténtico coordinado” que está definida por la compañía como “esfuerzos coordinados para manipular el debate público para un objetivo estratégico en el que las cuentas falsas son fundamentales para la operación”.

Periodista y Filóloga. Dos áreas que se dan de la mano para informar de la actualidad emprendedora y tecnológica.