Twitter promete una disputa legal por el retiro de la oferta de compra por parte de Musk

Rate this post

El culebrón de Twitter tiene otro episodio y parece que es el final de la temporada, aunque puede que haya más. Elon Musk ha decidido echarse para atrás en su oferta de compra de la red social de microblogging por 44.000 millones de dólares argumentando que la compañía no ha podido demostrar que no más del cinco por ciento de sus cuentas son falsas, uno de los requisitos que había impuesto el multimillonario para realizar la adquisición.

Esta decisión pone fin a unas semanas de incertidumbre en Twitter, ya que Elon Musk había dejado en standby esta operación, algo que se había visto entre los analistas como una estrategia para poder bajar el precio de la adquisición.

Pero el futuro de Twitter ya no está en manos del multimillonario y fundador de Tesla y SpaceX, a pesar de que seguirá siendo su accionista mayoritario, ya que finalmente no la va a comprar.

Twitter no va a dejar que Musk se vaya de rositas, ya que la credibilidad de la red social y el valor de sus acciones se ha resentido con todo este vaivén de declaraciones y decisiones y va a tomar cartas en el asunto. En concreto, el presidente de Twitter, Bret Taylor, ha indicado en su perfil oficial que la junta de Twitter planea emprender acciones legales para hacer que Elon Musk cumpla con el acuerdo de compra. 

“La Junta de Twitter se compromete a cerrar la transacción con el precio y los términos acordados con el señor Musk y planea perseguir acciones legales para forzar el acuerdo”, ha señalado.

Los abogados de Musk dijeron que Twitter no había respondido o se había negado a responder a múltiples solicitudes de información sobre cuentas falsas o de spam presentes en la plataforma, lo cual es fundamental para el desempeño comercial de la empresa.

En un documento publicado por Reuters, los abogados del multimillonario han dicho que “Twitter está infringiendo materialmente múltiples disposiciones de ese acuerdo, parece haber hecho representaciones falsas y engañosas en las que se basó el señor Musk al celebrar el acuerdo de fusión”.

Otro de los motivos argumentados por Musk fue que Twitter despidió a ejecutivos de alto rango y a un tercio del equipo de adquisición de talentos, incumpliendo la obligación de Twitter de preservar sustancialmente intactos los componentes materiales de su organización comercial actual.

La decisión de Musk puede provocar una larga disputa legal entre el multimillonario y la red social de microblogging. De hecho, las fusiones y adquisiciones en disputa que llegan a los tribunales de Delaware a menudo terminan con las empresas renegociando acuerdos o el adquiriente pagando al objetivo un acuerdo para retirarse, en lugar de que un juez ordene que se complete la transacción. 

Pero Twitter confía en que estos procedimientos judiciales comiencen en pocas semanas y se resuelvan en algunos meses.

El contrato requiere que Musk pague a Twitter mil millones de dólares si no puede completar el trato por razones como la caída de la financiación para la adquisición o el bloqueo del acuerdo por parte de los reguladores. Sin embargo, la tarifa de ruptura no sería aplicable si Musk rescinde el trato por su cuenta. 

Por supuesto, esta montaña rusa de acontecimientos en la operación de compra de Twitter ha tenido sus consecuencias en el valor de las acciones de la red social, pero también el de otras tecnológicas, como Alphabet, Meta Platforms, Snap o Pinterest, que han visto caer sus acciones un 45 por ciento en promedio en 2022.

Periodista y Filóloga. Dos áreas que se dan de la mano para informar de la actualidad emprendedora y tecnológica.