Accionistas de Twitter demandan a Musk por manipulación de las acciones durante la oferta de compra

Rate this post

El culebrón de Twitter y su compra por parte del multimillonario Elon Musk tiene otro capítulo. Y es que el magnate fundador de Tesla y SpaceX, que ofertó 44.000 millones de dólares para comprar la red social de microblogging, se tiene que enfrentar a una demanda que han presentado inversores de Twitter, que alegan que manipuló el precio de las acciones de la compañía a la baja por sus comentarios después de cerrar el trato.

Según la demanda presentada por los inversores de Twitter el pasado miércoles en la corte federal de San Francisco, Musk continuó comprando acciones antes de lo que oficialmente se sabe, hasta que finalmente el magnate reveló a principios de abril que poseía el 9,2 por ciento de la compañía y, por tanto, se convertía en el accionista mayoritario.

Los accionistas, encabezados por el residente en Virginia William Heresniak, han dicho en declaraciones recogidas por Reuters que “al retrasar la divulgación de su participación en Twitter, Musk se involucró en la manipulación del mercado y compró acciones de Twitter a un precio artificialmente bajo”.

Del mismo modo, los accionistas han resaltado que la reciente caída del valor de las acciones de Tesla ha comprometido la capacidad de Musk de financiar la operación de compra venta de Twitter, ya que en principio el magnate había prometido dichas acciones como garantía para asegurar los préstamos que necesita para finalizar la operación.

Hay que recordar que el momento en que Musk reveló su participación ya ha desencadenado una investigación por parte de la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos. Dicho organismo establece que cualquier accionista que compra una participación superior al cinco por ciento de una empresa tiene que revelar estas participaciones en un margen de diez días después de cruzar el umbral.

Los accionistas consideran que las críticas públicas de Musk a Twitter, que se publicaron a lo largo de esos meses, incluyendo un tuit del 13 de mayo que decía que la compra estaba “temporalmente en suspenso” hasta que Twitter demostrara que los robots de spam representaban menos del cinco por ciento de sus usuarios, equivalían a un intento de impulsar aún más a la baja el precio de las acciones.

Musk sigue dando pasos para oficializar el trato, a pesar de sus comentarios en la red social, donde es muy conocido por sus controvertidos comentarios. De hecho, el magnate prometió el pasado miércoles 6.025 millones de dólares adicionales en financiación de capital para financiar su oferta por Twitter.

Por tanto, el culebrón de Twitter continúa con un nuevo episodio y todavía no se sabe cómo acabará, aunque muchos analistas consideran que los movimientos de Elon Musk en la red social de microblogging están pensados para poder bajar el precio de la operación. 

Periodista y Filóloga. Dos áreas que se dan de la mano para informar de la actualidad emprendedora y tecnológica.