Atresmedia lanza el test Levanta la Cabeza sobre el uso responsable de la tecnología

(de izq. a dcha.) Elena Alti (Head of Digital Marketing, Banco Santander), Beatriz Martín (directora FAD), Mario Tascón (asesor general Levanta la cabeza) y la periodista Helena Resano, este miércoles en Madrid. | FOTOS: Alberto Orellana

El grupo televisivo Atresmedia ha presentado este miércoles en Madrid el test Levanta la Cabeza. Se trata de una iniciativa para conocer cuán responsable es el uso que hacemos de la tecnología. Su finalidad es divulgativa, no médica, por lo que sólo pretende hacernos reflexionar sobre nuestros hábitos como usuarios de Internet y los smartphones. En menos de cinco minutos sabrás cómo de enganchado estás y qué consejos de los que propone la plataforma es recomendable que empieces a poner en práctica. Por salud y por seguridad.

El proyecto está avalado por la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD) y cuenta con la participación de Banco Santander. El test plantea sencillas preguntas y pruebas en las que se mide el buen uso que hacemos, principalmente del smartphone, en un contexto en el que todavía “no somos conscientes” de sus consecuencias, rezan desde la plataforma levantalacabeza.info.

A través de un comité de expertos se abordan temas como el cambio de conducta (nomofobia, phubbing, fina de la conversación…), la brecha digital, la relación entre los jóvenes y la tecnología, las fake news, la privacidad y la ciberseguridad. Todas quedan reflejadas en las fases del test. Éste nos plantea cuestiones como qué hacemos cuando estamos casi sin batería en el móvil, qué es el grooming o el phising, o diferenciar titulares falsos y verdaderos. También mide nuestra velocidad de escritura en caracteres por minuto.

FAD trabaja para fomentar el uso adecuado de la tecnología, especialmente entre los jóvenes, a través de programas (alfabetización mediática, pensamiento crítico…). Y sobre todo a partir de los datos del centro de investigación Reina Sofía de Adolescencia y Juventud. En él se investiga “por qué les compensan las ventajas e inconvenientes del uso de la tecnología”, ha explicado Beatriz Martín. La directora general de la FAD ha destacado la relación con el test que tienen dos investigaciones de este centro.

Disponibilidad, mediación y el ‘yo’ digital

Una se enfoca en adolescentes de 14 a 16 y otra en los de 14 a 24 años. Ambas abordan tres temas: la gestión de la disponibilidad, el papel de los mediadores y el ‘yo’ digital.

“Lo importante es gestionar la disponibilidad y no tanto la conectividad”, asegura Martín. “No tanto saber si tienes WhatsApp, como saber si, cuando recibes uno, tienes que consultarlo de inmediato”. En definitiva, saber cuándo estoy disponible para contestar. Según la FAD, el 84% de los jóvenes de 14 a 24 años tiene smartphone, y el 55,4% reconoce mirarlo constantemente. “La mala noticia es que esto les compensa”.

Un análisis al papel de los mediadores, en esta relación de los adolescentes con la tecnología, arroja una clara conclusión: “Aquí suspendemos todos, como padres, madres y educadores”, ha aseverado Martín. Quizás por falta de formación y sobre todo “confianza” de los adultos, pero el hecho es que un 43% de los jóvenes ha acudido por problemas o dudas con el uso del móvil. Y la mayoría (78,1%) acude a sus iguales y amigos antes que a sus padres.

En general, sienten que “saben más” o “mucho más” que ellos, a pesar de que aprenden a usar la tecnología de manera “poco reglada”, usando múltiples fuentes, ha explicado Martín. Como “los mejores actores para la prevención”, los mediadores deben centrarse más en el “acompañamiento” que en el control, ha aconsejado. Es “más útil” entender el por qué les compensa a los jóvenes que sólo prohibir, ha desgranado la directora de la FAD.

En cuanto a la gestión del ‘yo’ digital, Martín ha destacado las “nuevas normas, recompensas y riesgos” que abre el uso habitual de la tecnología en nuestras vidas. Y los jóvenes, “como todos”, necesitan una “alfabetización digital” para adaptarse a las ‘netiquetas’ en las conversaciones y la circulación en la red. También se deben entender las recompensas, sabiendo lo fundamentales que son las redes sociales para los jóvenes. “Es fundamental revisar los hábitos y la disponibilidad, y desconectar”. “También evitar riesgos informarse para ser críticos y combatir la desinformación”, ha resumido Martín.