Cinco mitos sobre la Inteligencia Artificial aplicada al trabajo

Gurús tecnológicos se reunirán en la feria internacional de robótica Global Robot Expo

La Inteligencia Artificial (IA) en el ámbito laboral está generando ya importantes cambios. Y la proyección de estos cambios ha hecho que afloren entre los trabajadores ciertos temores infundados sobre cómo nos afectará en el futuro más cercano. Ser sustituidos por máquinas, exponerse a un control exhaustivo por parte de la empresa o ver cómo se deshumaniza el trabajo, son algunos alarmas que plantea el uso de esta tecnología.

Taalentfy, plataforma de búsqueda de empleo centrada en el talento, ha visto necesario empezar a señalar al menos cinco de los mitos más extendidos hoy en día sobre la IA. Especialmente cuando la aplicamos al ámbito laboral, “debemos conocer sus límites y capacidades reales”, apunta Alejandro González. Todo para no caer en “exageraciones tanto positivas como negativas”, señala el CEO de Taalentfy.

Hablamos de frases como ‘la empresa me va a espiar‘ o que antes o después ‘me van a sustituir por una máquina‘, uno de los temores más extendidos. Primero, para que la IA monitorice cómo y cuánto trabajas, tienes que darle permiso a tu empresa para ello. Aunque es verdad que todavía hay un vacío legal. Y segundo, si bien la IA cubre ya gran cantidad de tareas mecánicas, hay que valorar que también va a crear más puestos de trabajo. Incluso más nichos de empleo, debido al personal que tendrá que gestionar esta tecnología.

De esta manera se desmiente otro de los mitos, que dice que ‘las máquinas trabajarán mejor que yo‘. Salvo tareas muy repetitivas, siempre habrá trabajos que necesitarán de la intervención humana, donde las máquinas podrán ayudar, pero no sustituir la creatividad e iniciativa de las personas. Por tanto, el trabajo no ‘se va a deshumanizar‘, como se piensa. Toda la tecnología (Big Data, machine learning, robótica…) necesitará de personas, como en las entrevistas de trabajo, a pesar de aplicar la IA.

También a pesar de ella deberemos actuar nosotros como humanos si queremos encontrar trabajo. Eso de que buscar trabajo se ha acabado es falso. Los algoritmos no ‘van a venir a buscarme a mí‘, a pesar de su papel cada vez más preponderante en el reclutamiento de personal. Para entrar en un proceso de selección con garantías de éxito debemos ser proactivos y estar en diversas plataformas de empleo, además de en las redes sociales.