El uso del móvil al volante provoca en España casi 400 muertes al año

Francisco Valencia, durante la presentación del estudio este lunes en Madrid. | FOTOS: Alberto Orellana

Este lunes se ha presentado en Madrid el primer estudio sobre el impacto del uso del teléfono en los accidentes mortales de tráfico en España. La Fundación Línea Directa estima que se producen 390 muertos al año por usar el móvil conduciendo, más del 20% de los fallecidos en las carreteras. Algo que puede no sorprender a raíz de las respuestas de los encuestados. Pero que sí es “paradójico” por las duras propuestas recogidas (como considerarlo un delito), cuando un 40% desconoce la normativa y casi la mitad lo tolera.

Francisco Valencia, director de la fundación, ha respaldado la razón para esta “estimación del número de fallecidos en accidentes de tráfico por uso indebido del móvil”. El director general de la DGT, Pere Navarro, opinó recientemente que el uso del smartphone es “la principal causa de accidentes con víctimas y fallecidos en nuestro país”, según ha citado Valencia. “Nosotros hemos querido ponerle datos”, ha comentado. El 21,7% es el porcentaje de muertes en carretera provocadas por el móvil, del total anual (7.900).

La distracción sigue siendo la principal causa de accidentes mortales en coche (2017), con un 33% de los casos en su haber. Le siguen la velocidad (29%) y el alcohol (26%). Según recuerda el estudio, circular usando el móvil potencia esta distracción, pues a 120 km/h se recorren 30 m/s. Traducido al uso del móvil, lo que tardamos en enviar un WhatsApp implica desplazarse unos “600 metros sin prestar atención a la carretera”. Y esta práctica es una de las más extendidas. El 37% de los encuestados reconoce haberlo hecho.

De entrada, se aproxima que hay unos 13 millones de conductores que usan habitualmente el aparato mientras circulan. “Y creo que se queda corto”, ha reconocido Valencia. Las cifras reflejan un “problema muy general” en España, como ha valorado el director de gobierno corporativo de la aseguradora. Más 29 millones de españoles tiene smartphone, y más de 8 millones se consideran “adictos” al móvil, ha destacado. Y unos 600.000 admiten “no poder dejar de mirarlo” cuando van al volante.

Esto, unido al desconocimiento de la normativa y las sanciones por uso del móvil al volante (Ley de 2002), agudiza el problema. Casi el 40% de los encuestados tolera hablar por el móvil sin manos libres circulando. Algunos piensan que hacerlo no afecta a la conducción (9,4%), o que las cifras de accidentes son, directamente, pura invención (5,6%). Algo que contrasta con las medidas “paradójicamente duras, para lo extendido del problema”, ha subrayado Valencia. Casi nueve de cada 10 considera que es un delito provocar un accidente por usar el móvil. La mayoría sostiene adecuado hacer controles específicos para ello, en incluso retirar el carnet al reincidente.

El perfil del conductor que emplea el móvil al volante es joven (18-24 años), varón (por muy poco), y con estudios universitarios. Se mueve por zona urbana (donde es más fácil de detectar su uso, “pero también hay menor riesgo”, ha aclarado Valencia), y sufre colisiones o salidas de la vía. Además, consulta el teléfono en semáforos y atascos (zonas más ‘seguras’), y en casos de ‘urgencia’ (25,5%) y por trabajo (6,5%).

Es la misma franja de edad que más uso hace del dispositivo al día (casi 6h 48 minutos), aunque los ejemplos reales que ha enseñado Valencia demuestran que no importa tanto. Más de 2 millones de conductores reconocen haberse hecho selfies. Algunos zigzaguean mientras hablan, y otros llegan a conducir desde el otro asiento mientras se graban…

La Fundación Línea Directa, en colaboración con el Instituto de Tráfico y Seguridad Vial de la Universidad de Valencia (INTRAS-UV), ha elaborado el trabajo con 3 bloques de fuentes. Por un lado, más de 200.000 accidentes y cerca de un millón de sanciones por móvil registrados por la DGT. Por otro los datos comparados de estos accidentes a nivel internacional (del E-Survey of Road users’ Attitudes – ESRA). También han empleado las respuestas de 1.706 entrevistas a conductores españoles.

No obstante, el director de la Fundación Línea Directa, ha recalcado la dificultad de afinar con estos datos. “Nadie puede saber con certeza en cuántos accidentes mortales ha intervenido el uso del móvil”, ha señalado; “ya quisiera la DGT”. Eso sí, a nivel internacional España no está entre las primeras, puestos que se reservan a para “sorpresa” de Valencia, a Finlandia, Suecia y Grecia.