“Honda preocupación” en la Asociación Española de Startups por la Ley Rider

La Asociación Española de Startups (AES) expresa en un comunicado su “más honda preocupación” tras conocerse la urgencia en la aprobación de la conocida como Ley Rider que regula la actividad del sector del delivery en España. Este jueves se conoció el acuerdo suscrito entre el Gobierno, patronal y los sindicatos sobre esta futura regulación.

Para la AES resulta “especialmente alarmante” la propuesta relativa a los algoritmos y a los sistemas de inteligencia artificial, pues, advierte, “no solo excede la supuesta voluntad de regular las relaciones laborales en el sector del delivery, sino que entra en contradicción con otras regulaciones vigentes y pone en grave riesgo la protección de la propiedad industrial del conjunto de empresas y startups que operan en el país”. Es, lamenta, “un precedente que nos preocupa  especialmente”.

En este sentido, explica que tecnologías “ampliamente utilizadas” en el sector online como la elaboración de perfiles o la existencia de decisiones automatizadas ya se encuentran reguladas a nivel europeo en el Reglamento Europeo de Protección de Datos que entró en vigor hace unos dos años, que, estima la AES, “entiende más que suficiente que se aporte información significativa sobre la lógica aplicada, así como la importancia y las consecuencias previstas de dicho tratamiento para el interesado”.

“Regulaciones adicionales no armonizadas a nivel nacional”, avisa AES, “entorpecerían en gran medida el camino hacia un mercado único digital, dificultando el cumplimiento normativo y reduciendo la competitividad y la seguridad jurídica de las empresas europeas”.

Porque los algoritmos y la inteligencia artificial, señala, “no son más que el desarrollo tecnológico que permite la operativa de las diferentes aplicaciones y, por tanto, la base de su operación en los diferentes sectores de actividad”. De este modo, agrega “cuestionar la legítima propiedad de las empresas al exigir que los algoritmos sean públicos no solo pone en serio riesgo la libre competencia en nuestro país, sino que supone un nuevo lastre para el desarrollo y la innovación”.

Desde la Asociación Española de Startups se considera que las políticas públicas y  regulaciones que aborden cuestiones tan relevantes para la economía y sociedad españolas deben ser realizadas “en base a un diálogo sostenido con los agentes interesados y también tomar en consideración las iniciativas en la materia de las instituciones europeas que a día de hoy se están definiendo en base a procesos abiertos de participación pública”.

“Si el gobierno tiene la  intención de avanzar por esta línea”, concluye AES, “le pedimos expresamente que convoque a todas las organizaciones representativas de la economía digital y del ecosistema de startups”. En este sentido, piden a los agentes implicados, especialmente al Gobierno, que reconsideren este extremo, “no solo por la falta total de justificación, sino por el grave perjuicio que puede llegar a suponer para la economía digital en su conjunto, especialmente para el  ecosistema de startups que en España conforman más de 4.000 compañías, y, en definitiva, para la competitividad económica de nuestro país”.