Los marketplace se fijan en el cliente final

Los marketplace se fijan en el cliente final

El auge del comercio electrónico, al que cada vez se apuntan más usuarios, ha llevado a la proliferación de marketplaces en la red, grandes almacenes online dirigidos tanto a empresas (B2B) como a particulares (B2C) que suponen una nueva línea de negocio para emprendedores y startups. Sobre todo ahora que las facilidades que el e-Commerce ofrece han hecho que muchas de las plataformas que se habían centrado en la compraventa entre profesionales debido al ahorro de costes que suponía este público cada vez tengan menos reticencias hacia el usuario particular.

Una muestra clara es SoloStocks, el principal portal de compraventa de productos entre empresas y profesionales del país, que cada vez incluye más compañías que trabajan con particulares. Por ejemplo, esta plataforma acaba de incorporar a TopKit, empresa que vende muebles online directamente al cliente final, aunque tiene años de experiencia como proveedor de grandes almacenes y grupos de distribución nacionales.

Pero no es ni la primera ni la única dentro del sector. A la hora de comprar muebles online, cualquier usuario que acceda a esta plataforma se encontrará con más de 9.000 artículos en la categoría de “mobiliario”: desde muebles para el dormitorio o el baño hasta secciones más específicas como mobiliario para un salón de belleza o productos decorativos de nuevas marcas que han encontrado en estos portales una ayuda para promocionarse en el complicado arranque por el que pasa todo emprendedor.

Visibilidad para tu marca

La entrada de una marca en una plataforma con una proyección como ésta supone una posibilidad enorme de ampliar sus ventas. Hablamos de que SoloStocks incluye en su catálogo más un millón de artículos, más de 15.000 proveedores y más de tres millones de usuarios que visitan el portal en busca de los productos que necesitan y que pueden encontrar agrupados en 38 sectores de actividad

Una de las ventajas que destacaba esta plataforma cuando nació era la posibilidad de comprar directamente a fabricantes, distribuidores y mayoristas, ya que se trataba de un marketplace business to business. Sin embargo, y aunque así es como sigue presentándose, los particulares también pueden utilizarlo. Allí cada proveedor pone sus normas y decide si sólo vende a empresas o si cualquiera puede comprar, aunque, lógicamente, lo habitual es que a menor cantidad de artículos el precio sea mayor.

De hecho, aunque cada producto muestra claramente su precio de venta, la ficha del proveedor da opción de acceder al usuario, bien como empresa o como particular, y solicitar información al distribuidor. Ahí comienza la negociación y es cuando entre las dos partes se pueden ajustar los precios dependiendo de la cantidad deseada. También es cada empresa la que decide si ofrecer otros servicios, como promociones temporales, descuentos o envío gratuito.

Todas estas ventajas son sólo algunas de las que ofrece el ecommerce al cliente, una modalidad de negocio que está viviendo un momento dorado gracias a las mejoras en las plataformas de pago, que ofrecen un proceso de compra más sencillo y que han logrado que aumente la seguridad que perciben los usuarios al realizar transacciones online.

Sin duda, las startups y las pymes que quieran tener una oportunidad deben participar de este momento de cambio y entrar en el comercio electrónico, pertenezcan al sector que pertenezcan y se muevan en el B2B o en el B2C. De lo contrario, los grandes marketplaces como el citado SoloStocks, Amazon o los chinos Alibaba o AliExpress, se quedarán con todo el pastel.