El game-learning, la mejor forma para mejorar la habilidad profesional de los trabajadores

Mantener una buena formación de los trabajadores es necesario para lograr que las compañías sean competitivas, especialmente desde un punto de vista tecnológico. Por ello, es importante encontrar alguna plataforma de formación para empresas que sea realmente útil y que permita que esa formación sirva para los fines que se persiguen.

Para lograrlo, es importante acudir a empresas como Gamelearn que utilizan sistemas actuales y efectivos, como los videojuegos, para conseguir que sus trabajadores tengan una formación actualizada y correcta, pero utilizando para ello una nueva manera de enseñar que llega a ser más efectiva que otro tipo de metodologías más tradicionales.

Este tipo de técnicas, que cada vez más empresas y multinacionales utilizan, son muy recomendables para que los trabajadores que las utilicen logren mejorar sus habilidades de una forma mucho más intuitiva y práctica. Y es que con los juegos se pueden simular situaciones prácticamente reales que se pueden encontrar en su jornada laboral o en su día a día. De esta forma, al resolver los problemas en esos supuestos prácticos, ellos mismos verán reforzada su propia autoestima, lo que redundará en una mejora de su confianza a la hora de trabajar, al ser conscientes de que los retos que se pongan por delante se pueden resolver sin problemas, consiguiendo, por tanto, que los empleados sean más efectivos.

Estos videojuegos también resultan muy apropiados para mejorar la comunicación interna de la empresa, así como entre los propios trabajadores. En ocasiones, para resolver algunos problemas, los empleados pueden alcanzar las soluciones gracias a la experiencia de otros compañeros ante una misma situación. De esta manera, se consiguen dos objetivos importantes en toda empresa: mejorar la comunicación y las relaciones personales y profesionales y, además, aprender otros puntos de vista para lograr un objetivo común.

Game learning

Gracias al game learning el trabajador podrá vivir diferentes experiencias, dependiendo de los roles que elija entre los personajes del videojuego. Se pueden crear historias diversas, adaptándose así a las necesidades de cada empresa y por lo tanto el objetivo que pretendan conseguir cada una de ellas.

El videojuego llevará a los trabajadores a enfrentarse a situaciones que son reales y deberán  tomar decisiones que tendrán una consecuencia u otra. Sin embargo, si se falla, el resultado final puede ser un ‘game over’. Entonces podrá volver a empezar la partida, sabiendo esta vez cuál fue el fallo para no volver a repetirlo. O lo que es lo mismo, habrá aprendido una lección de toma de decisiones de forma mucho más divertida que si lo hubiera hecho de una manera más tradicional, como son los cursos teóricos, en los que en ocasiones se peca de falta de práctica.

Toma de decisiones

Otro de los puntos positivos que tiene este tipo de plataformas de formación es que ayudará a los trabajadores a que tomen decisiones de forma correcta. Durante este “entrenamiento”, irán enfrentándose poco a poco a distintas situaciones que desafiarán su capacidad para tomar un camino u otro y lo tendrán que hacer de forma rápida, casi intuitiva.

Así, gracias al aprendizaje y sin darse cuenta, los empleados irán aprendiendo a cómo decidir sobre la marcha, según las circunstancias y los contextos en los que surgen los problemas, con un índice de error mucho menor.

Saber guiarlos con ejercicios prácticos es fundamental para que el día que toque enfrentarse a un problema real, sepan abordarlo y solucionarlo con rapidez.

Fácil manejo

La manejabilidad de este tipo de aplicaciones es muy sencilla porque la instalación en los dispositivos en los que se van a usar no requiere ningún software, tan solo necesita una conexión a Internet para que funcione en cualquier plataforma, tanto en ordenadores como smartphones y tabletas.

Los empleados podrán utilizarla en todo momento, algo que es muy positivo, ya que en cualquier momento podrán ‘entrenarse’ e ir mejorando sus aptitudes profesionales.

Es, por tanto, una nueva modalidad de formación para los trabajadores, para los emprendedores y para cualquier persona que quiera ponerse en la piel de sus compañeros, para observar cómo se enfrenta a la adversidad y su capacidad de mejora.