El respirador TheOpenVentilator se producirá masivamente tras demostrar su validez en las UCI

OMRON, compañía de automatización industrial, ha participado activamente, con la asociación sin ánimo de lucro TheOpenVentilator, en el desarrollo de un respirador de emergencia para uso compasivo compuesto por equipos de calidad y fiabilidad industrial con el fin de ayudar a los pacientes que necesiten respiración mecánica asistida a causa del COVID-19.

De los proyectos presentados al Ministerio de Sanidad, TheOpenVentilator, un proyecto surgido al amparo de Celera, ha sido el primero en ser homologado por la LCOE, dependiente de la AEMPS. Se trata de un respirador de características similares a los actuales dispositivos comerciales que podrá ser homologado con el marcado CE una vez se supere la pandemia y se pueda seguir el procedimiento legal, según un comunicado.

Este proyecto ha podido salir adelante en tiempo récord gracias a la aportación financiera de la Fundación Mapfre, el apoyo de la Comunidad de Madrid, de la Universidad Rey Juan Carlos, y de un amplio consorcio empresarial.

Capacidad para uso intensivo y menor coste de producción

El respirador, que es un proyecto de Javier González, ingeniero de materiales, al amparo de Celera, está presente en el Hospital de Alcorcón (Madrid) y Vall d´Hebron (Barcelona), con dos unidades en cada caso, aunque de momento solo han pasado la etapa de simulación porque todavía no se ha encontrado la ventana de oportunidad para aplicarlo a pacientes para uso compasivo según la logística de cada hospital.

Se trata de un dispositivo casi equivalente a los respiradores comerciales ya homologados, pero no se trata de un mero ventilador portátil o de campaña, como los utilizados en estos días como solución de urgencia. El aparato cuenta con un dispositivo de “machine learning” que le permite ir aprendiendo y ajustándose a las necesidades médicas en tiempo real.

El siguiente paso será dar luz verde a su producción en serie con un coste sensiblemente inferior a los actuales respiradores del mercado con un nivel funcional similar. Todo ello gracias a la inestimable colaboración de un consorcio de empresas que ha cedido instalaciones, personal y componentes en Madrid y Barcelona. Entre ellas ha destacado OMRON, que ha aportado su “Know-How” en equipos electrónicos para el sector sanitario, junto a Fabrez, Igus o Finsa.

También ha sido imprescindible la colaboración desde un principio de la Fundación Mapfre que ha contribuido a la financiación del desarrollo y fabricación del prototipo de respirador. Los 50 primeros equipos serán donados por la fundación a diferentes hospitales españoles.

El objetivo es dotar tanto a la Comunidad de Madrid, que se ha volcado con el proyecto, como al resto de comunidades españolas sin distinciones, de un dispositivo robusto y funcional, destinado a ayudar al personal sanitario a salvar vidas. Para ello, se ha contado también con la participación de la Universidad Rey Juan Carlos como promotora del proyecto.

El proceso ha requerido resolver un complejo entramado legal, tanto desde el punto empresarial como médico. Para resolver todas las cuestiones jurídicas, TheOpenVentilator ha contado con la inestimable colaboración del despacho de abogados CECA MAGÁN Abogados.

El primer equipo homologado por las autoridades sanitarias españolas

El equipo desarrollador aglutinado en torno a Celera, red de talento joven, ha sido liderado por Javier González, ingeniero de materiales e ideólogo del proyecto, y por Javier Asensio, médico del Hospital 12 de Octubre; que han sido los encargados de dotar al respirador de todas las necesidades técnicas y médicas de este tipo de aparatos.