Elon Musk siembra la duda sobre su interés en comprar Twitter al suspender la operación temporalmente

Rate this post

La operación de compra-venta de Twitter pende de un hilo. Y es que el multimillonario fundador de Tesla y SpaceX, Elon Musk, ha decidido paralizar la operación de manera temporal a la espera de que se confirme que hay menos de un cinco por ciento de cuentas falsas en la red social de microblogging.

El magnate ha hecho un comentario en su cuenta oficial de Twitter que ha creado alarma entre los usuarios y los interesados en la compra de Twitter, que se había acordado por 44.000 millones de dólares. Lo ha hecho tras la publicación en Reuters de un estudio que señalaba que Twitter habría informado a las autoridades fiscales de Estados Unidos que las cuentas de spam suponen menos del cinco por ciento de los usuarios activos diarios monetizables. Pero Musk quiere contrastar los hechos, y por eso ha indicado que “el acuerdo de Twitter queda suspendido temporalmente a la espera de detalles que respalden el cálculo de que las cuentas de spam/falsas representan efectivamente menos del cinco por ciento de los usuarios”.

Este comentario ha saltado las alarmas y muchos usuarios han visto como un salto atrás en su interés por comprar la red social de microblogging, que ha sufrido un descenso considerable en el valor de sus acciones.

Dos horas más tarde, Musk tenía que confirmar a sus más de 93 millones de seguidores, que sigue “comprometido” en hacerse con Twitter.

Elon Musk había indicado hace unos días que su principal misión y prioridad será eliminar los bots de spam de la plataforma, algo que se ha convertido en un problema para Twitter.

El negocio de Twitter estriba en la venta de publicidad segmentada que distribuye a sus usuarios, si hay más bots de los que dicen tener, los anunciantes están pagando por mostrar su publicidad a un número inflado de usuarios, lo que podría ser un problema a la hora de conseguir objetivos. Estos bots se encargan de escribir tuits, retuitear y hacer clic en me gusta, pero no se transforma en resultados publicitarios.

Por todo ello, la compra de Twitter sigue con su culebrón, que es lo que se ha convertido, después de que Elon Musk comprara las acciones necesarias para convertirse en el accionista mayoritario de la compañía e hiciera su oferta de 44.000 millones de dólares para comprar Twitter, enarbolando la bandera de la libertad de expresión.

De hecho, Musk dejó la puerta abierta para que Donald Trump pudiera recuperar su cuenta, bloqueada tras alentar la insurrección violenta de parte de sus seguidores contra el Capitolio de Washington.

 

Periodista y Filóloga. Dos áreas que se dan de la mano para informar de la actualidad emprendedora y tecnológica.