La nave de SpaceX y la NASA llega con éxito a la Estación Espacial Internacional

Cortesía de SpaceX.

Por fin ha llegado el día de la misión más especial de SpaceX y de NASA. Se trata de la primera misión tripulada con destino a la Estación Espacial Internacional que comenzó su andadura el pasado domingo utilizando para ello el cohete reutilizable Falcon 9 con una cápsula Dragon en la cúspide y que ha finalizado con éxito, al alcanzar su objetivo final.

El despegue de esta misión, protagonizada por los astronautas estadounidenses Shannon Walker, Michael Hopkins y Victor Glover y el japonés Soichi Noguchi, tuvo lugar el pasado domingo desde Cabo Cañaveral, en Florida, Estados Unidos y ha sido bautizada como Crew-1. 

Todo ha funcionado sin problemas, a pesar de que el lanzamiento tuvo que aplazarse al domingo debido al mal tiempo. Los astronautas ya se encuentran en órbita rumbo a la Estación Espacial Internacional. Por su parte, el cohete Falcon 9 ha vuelto a la tierra en un descenso sobre una plataforma en el Atlántico.

La clave del Falcon 9 es que se puede reutilizar, lo que significa un avance significativo. De hecho, SpaceX, liderado por el multimillonario Elon Musk, quiere volver a utilizar este cohete en la próxima misión a la Estación Espacial Internacional que tendrá lugar el próximo marzo.

La intención es realizar al menos seis misiones diferentes con la NASA por parte de SpaceX después de que la organización y la compañía firmaran un contrato de 2.600 millones de dólares en 2014. 

Por su parte, la cápsula Dragon es la primera nave espacial de propiedad y operación privada que ha sido certificada por la NASA para poder realizar misiones tripuladas al espacio después del éxito de la misión de prueba Demo-2 que tuvo lugar el pasado agosto. 

Los astronautas ya han llegado a la Estación Espacial Internacional y han sido recibidos por Kate Rubins, de la NASA y los rusos Sergey Ryzhikov y Sergey Kud-Sverchkov y permanecerán allí hasta dentro de seis meses.

La NASA ha aprovechado esta misión para llevar a bordo diferentes experimentos científicos que se realizarán en un entorno de gravedad cero. Entre ellos se encuentran los trajes espaciales para las misiones lunares, un experimento para estudiar cómo los microbios interactúan con rocas para extraer los elementos que interesan o la Food Physiology, que examinará cómo el sistema inmunitario de los astronautas puede cambiar tras un periodo de microgravedad prolongado y los cambios dietéticos. 

No hay que olvidar también el proyecto Plan Habitat-02, que consiste en más semillas y material biológico para el jardín que los astronautas están montando en la Estación Espacial Internacional. 

Ana Lacasa
Periodista y Filóloga. Dos áreas que se dan de la mano para informar de la actualidad emprendedora y tecnológica.