Reino Unido prohibirá las contraseñas por defecto en los dispositivos conectados

Rate this post

Reino Unido está decidido a mejorar la seguridad tecnológica de sus ciudadanos. Y es que el gobierno de este país ha anunciado un nuevo proyecto de ley de seguridad tecnológica que incluye medidas para evitar que los usuarios sean hackeados al utilizar dispositivos móviles, como tablets, smartphones o incluso dispositivos conectados o Internet de las Cosas.

El proyecto de ley, bautizado como Proyecto de Ley de Infraestructura de Telecomunicaciones y Seguridad de Productos (PSTI) ha sido presentado al Parlamento británico y según el Departamento para Digital, Cultura, Medios y Deportes del Gobierno británico ha informado en un comunicado, se busca “proteger los productos tecnológicos de las personas de los hackers”.

Esta nueva ley prohibirá las contraseñas universales predeterminadas que vienen activadas por defecto y obligará a las empresas a ser transparentes con los clientes sobre su trabajo relacionado con corregir fallas de seguridad en productos conectables.

La ministra de Medios, Datos e Infraestructura Digital del Reino Unido, Julia López, ha indicado en dicho comunicado que “nuestro proyecto de ley pondrá un firewall alrededor de la tecnología cotidiana, desde teléfonos y termostatos hasta lavavajillas, monitores para bebés y timbres y verá multas enormes para aquellos que no cumplan con los nuevos y estrictos estándares de seguridad”.

De acuerdo con las autoridades británicas, el uso de productos tecnológicos conectados ha aumentado considerablemente en los últimos años. De hecho, en cada hogar hay nueve dispositivos de media, y se prevé que podría haber hasta 50.000 millones de productos en todo el mundo en 2030. La mayoría de los usuarios consideran que estos dispositivos son seguros por el simple hecho de que están a la venta, pero sólo uno de cada cinco fabricantes tienen medidas de seguridad adecuadas para sus productos conectables.

De hecho, una investigación reciente realizada por Which? descubrió que una casa llena de dispositivos inteligentes podría estar expuesta a más de 12.000 ciberataques en una sola semana.

El Centro Nacional de Seguridad Cibernética del Reino Unido reveló la semana pasada que había lidiado con un número sin precedentes de incidentes cibernéticos durante el año pasado.

Esta ley establece la prohibición de passwords fáciles de adivinar que viene precargados en los dispositivos, que deberán tener contraseñas únicas y no se podrán reestablecerse a ningún ajuste de fábrica universal.

Los fabricantes deberán tener informados a los clientes sobre las actualizaciones y parches de seguridad de sus dispositivos. Esta ley también prevé la obligatoriedad de que los fabricantes den un punto de contacto público para facilitar que los investigadores de seguridad y otros informen cuando descubren fallas y errores en los productos.

La nueva ley de Reino Unido establece también multas de hasta 10 millones de libras o el cuatro por ciento de su facturación anual.

Periodista y Filóloga. Dos áreas que se dan de la mano para informar de la actualidad emprendedora y tecnológica.