¿Startups estatales vs startups privadas?

Pocas veces se da el caso de que es el Estado quien introduce, promueve y desarrolla productos/servicios que son comercializados o no generando cambios que inciden en el fortalecimiento de sectores como el digital y contribuyendo, en este caso, a que los cubanos resuelvan sus problemas comunes.

Cuba parece ser ese caso donde aplicaciones móviles -o con sitios webs- en primeras etapas han tenido un fin social y luego, paulatinamente, según sus responsables, desarrollarán modelos de negocios que permitirán su sustentabilidad[1].

Startups estatales que no son el resultado como Israel o China de la colaboración entre el Estado y sector tecnológico privado, sino resultado de la coherencia entre la voluntad política-convertida en prioridad- de informatización de la sociedad cubana; el constante trabajo del ecosistema Universidad-Estado-Empresa Estatal y el abogo por la soberanía tecnológica de la Isla.

Mientras esto ocurre, aparejado a la informatización de la sociedad cubana, el sector tecnológico privado, a falta de políticas públicas claras que incentiven su incorporación, ha desarrollado su identidad corporativa digital, oferta de servicios, para que los cubanos también resuelvan sus problemas comunes.

Sin embargo, los startupers cubanos (no regulados) siguen innovando mientras la licencia que les permite operar está engavetada y, a tenor con las regulaciones, podrían ser relacionadas con lo que se consideran contravenciones asociadas a las TICs.

Al mismo tiempo, las startups estatales adquieren lo que ninguno de ellos ha podido: mercado nacional, espaldarazo legal, promoción, desarrollo y sostenibilidad.

El camino hacia el encuentro de estos dos sectores al parecer será la Industria Cubana de Software y Aplicaciones porque Cuba; sin embargo, aún deberá esperar, pues se debe crear un ecosistema legal, y una agenda digital que incluya procesos de la A a la Z para hacer de la Isla un “Cubacon Valley” para el Caribe teniendo en cuenta capital humano y un mercado de necesidades para que ambos sectores contribuyan al desarrollo del país.

Startups Sector Privado (Primer acercamiento)

Transporte               

Yo te llevo

Pickocar

Bajanda

Cuber

Sube

La Nave

Inmobiliaria 

Home Run

Gastronomía

alamesa

Entretenimiento

Quiniela Cuba

Cubacitas

Conwiro (Lite)

Kiosco

Qbolá

Empresarial

Dataplus

Entregas a domicilio

mandaoCuba

A tu casa

Fintech (Bitcoin)

QBita

Tienda de aplicaciones

Cubapk

Startups Sector Estatal (Primer acercamiento)

Transporte   

Viajando  

Dtaxi

Punto aparte merece este emprendimiento, debido a que es la única con respaldo legal y reproduce los mismos servicios de los “Uber a lo Cubano”, pero “el compromiso es con el Estado Cubano” y, en específico, con la empresa de Taxis Cuba. No obstante, evidencia que la coexistencia entre ambos sectores es plausible.

Entretenimiento

Picta: “Youtube de los cubanos”

Tienda app

Apklis “Google Play de los cubanos”

Mensajería

toDus:  Plataforma de Mensajería instantánea y colaborativa

Kiosco

Ncuba

Fintech

Transfermóvil

EnZona

Los alter ego de Whatsapp, Twitter, Google Play, ya tienen sus duplicados en la Isla. Sin embargo, habrá que ver cómo evolucionan, debido a que lo democrático de su acceso, no hace que sean “democráticas”, pues si usted consulta Apklis no podrá descargar o actualizar la app elToque -un medio de comunicación independiente cubano- como tampoco si se encuentra en Picta, podrá subir los videos de dicho medio.  Además, las startups estatales tienen, entre las ventajas, tarifas preferenciales en navegación nacional (.cu) y saldo móvil.

[1] Ver en los textos de Cubadebate:

La Historia detrás de Picta, Apklis y Todus

Todus encamina sus servicios hacia el comercio electrónico