Los ‘préstamos’ de Enisa logran que empresas beneficiadas facturen ventas de 2M de media

Los préstamos participativos de Enisa, empresa pública adscrita al Ministerio de Industria, Comercio y Turismo que desde 1982 participa activamente en la financiación de proyectos viables e innovadores, impulsados por pymes, lograron que las empresas beneficiadas facturaran ventas de casi 2 millones de media.

Por séptimo año consecutivo y dirigido por José Martí Pellón, catedrático de Economía Financiera de la UCM y experto en Capital Riesgo, se presentó este martes el informe ‘Valoración del impacto económico y social de los préstamos de Enisa’ entre 2005 y 2015.

El estudio recoge un grupo de 3.096 empresas en las que Enisa había invertido un total de 633 millones de euros, calculando su crecimiento posterior hasta una fecha de referencia, a través de los datos contables que tienen obligación de presentar al Registro Mercantil. Las variables analizadas han sido plantilla, ventas, resultado bruto, activos totales y activos inmateriales desde el año anterior a la inversión hasta 2017.

Al considerar la evolución hasta 2017 en todas las magnitudes analizadas, desde la situación anterior a la concesión de los préstamos del periodo 2005-2015, se han observado crecimientos medios positivos para las empresas a partir de estos parámetros:

  • En ventas, de los 1.750 millones de euros de incremento hasta el tercer año se pasó a 5.723 millones, con una media de 1,85 millones euros por empresa.
  • En margen bruto, de los 713 millones de euros de incremento hasta el tercer año se alcanzaron 2.541 millones, a razón de 821 mil por empresa.
  • En activos totales, el incremento hasta el año 2017 fue de 5.476 millones de euros, un 81% por encima de la situación anterior a la recepción del préstamo, y más del doble del aumento experimentado al tercer año.
  • En activos inmateriales, el aumento acumulado ascendió a 1.305 millones de euros hasta 2017 (421 mil euros por empresa), frente a los 490 millones registrados hasta el tercer año.

En relación con un grupo de control de empresas no apoyadas por Enisa, hasta el año 2017 los valores medios de todas las variables de las empresas apoyadas por Enisa superaron significativamente a las anteriores en el número de empleados (6,9 trabajadores más), en ventas (1,49 millones de euros más) y en margen bruto (764 mil euros más).

A mediados de 2019, una notable proporción de los importes de los préstamos otorgados (53%) ya se había recuperado solo en reembolsos del principal, sin contar con otros ingresos derivados de intereses, participación en beneficios y comisiones de cancelación anticipada.

Como subrayó Martí Pellón durante la presentación, se puede concluir que los préstamos participativos de 2005 a 2015 “han contribuido a la generación de riqueza y empleo con un limitado coste”, que en parte también se ha recuperado con la mayor recaudación fiscal por IVA e IRPF.

Tanto para el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo como para la propia Enisa “es importante contar con datos y análisis que respalden la tesis de que el préstamo participativo es un instrumento financiero con indudables ventajas para la creación y consolidación de pymes innovadoras”, comentó José Bayón, CEO de Enisa.