El concepto de startup se reafirma como opción profesional y generador de riqueza y empleo

Mariano Rajoy South Summit
Mariano Rajoy, en la edición de 2015. Fotografía: Luis Miguel Belda/TodoStartups.

El Mapa del Emprendimiento que elabora Spain Startup, entidad organizadora de la convocatoria anual del South Summit, corrobora lo que ya se presumía desde hace unos años: la idea de startup se consolida como alternativa profesional y como elemento generador de empleo.

Entre el 5 y el 7 de octubre tendrá lugar el South Summit, considerada una de las principales conferencias europeas que reúne en Madrid a emprendedores de todos los sectores vinculados a las nuevas tecnologías. De lo acontecido, pero, sobre todo, de lo que está por venir, se tratará en este evento que supone cada año el punto de partida de un nuevo curso en el que los emprendedores y las startups aspiran a convertirse en protagonistas de la nueva economía.

De acuerdo con el citado Mapa del Emprendimiento, sólo en 2015 se crearon en España más de 2.500 startups, según las cuentas de Startupxplore. Entre estos proyectos que comienzan a ver la luz, y esta es la novedad, se encuentran ideas disruptivas que pretenden dar respuestas a nuevas necesidades en ámbitos como el de la alimentación, la salud, los nuevos medios de comunicación, las finanzas, la moda, la energía, la educación o los viajes.

El Mapa se dibuja a partir de una encuesta a los más de 3.160 proyectos presentados a la Startup Competition, la cifra más alta alcanzada en todas las ediciones, de los que un 61% proceden de España, un 20% de Latinoamérica, un 11% de Europa y un 8% de otros países. Tras comparar los datos de los proyectos, una de las principales conclusiones es que el emprendimiento en España se fortalece como generador de empleo.

Un 51% de los emprendedores ya había montado antes un proyecto profesional y un 5% ha creado más de cinco a lo largo de toda su trayectoria. Además, ha aumentado el número de empleados en las startups españolas y un 21% cuentan ya con una plantilla de 5 a 10 empleados (un 5% más que en 2015).

De hecho, la apuesta por el emprendimiento se afianza en España como una opción laboral meditada, no fruto de una necesidad: sólo un 1% de los emprendedores estaba antes en situación de desempleo y un 56% trabajaba previamente por cuenta ajena. Asimismo, según los datos analizados, el principal motivo para poner en marcha un proyecto no es otro que haber visto una oportunidad real de negocio, según lo afirman 8 de cada 10 emprendedores.

En paralelo, los emprendedores son cada vez más ambiciosos. En este sentido, se ha triplicado la cantidad de empresas que esperan facturar a cierre de este año entre 150.000 y 500.000 euros, frente al 5% que consiguió alcanzar esta cifra en 2015. En España la mitad de las startups existentes están relacionadas con el sector servicios, mientras que en Europa el rey es el software.

Para poner en marcha estos proyectos, más de la mitad de los emprendedores recurren a sus propios recursos, por lo que no es de extrañar que la financiación siga siendo el principal reto al que se enfrentan. No obstante, en España el modelo de financiación de las startups se profesionaliza y un 19% de los recursos proceden ya de fondos privados, créditos bancarios y crowdfunding.

Pero no es el único objetivo que persiguen los emprendedores, 7 de cada 10 están preocupados por generar visibilidad para su proyecto, conseguir socios estratégicos o nuevos clientes y un 40% está también interesado en atraer talento.

Luis Miguel Belda
Director de Comunicación en la Universidad a Distancia de Madrid (UDIMA) y Redactor jefe en TodoStartups

No hay comentarios

Dejar respuesta