Entrevista a José Rodríguez Ruibal, CEO de CangoBox y CangoPal

Entrevista a José Rodríguez Ruibal, CEO de CangoBox y CangoPalEn esta ocasión entrevistamos a José Rodríguez Ruibal, CEO de CangoBox y CangoPal, sendas startups que facilitan al usuario el envío de paquetes con inigualables facilidades económicas.

Explícanos en dos líneas qué es CangoBox

CangoBox es una solución de gestión para empresas que hacen envíos. Lo que ves en www.cangobox.com es nuestro caso de uso interno que usamos para monetizar el desarrollo y validar las integraciones tecnológicas con transportistas. Así mismo, tenemos una versión para empresas en www.cangopal.com, que estamos empezando a lanzar.

¿Cómo surgió CangoBox?

CangoBox surgió a lo largo de 2012, después de dejar IBM, cuando estaba metido de lleno en otra startup. Fue durante una charla con amigos en Finlandia (donde estuve viviendo casi 4 años) y nos preguntábamos si habría una solución para enviar cosas en Europa de forma eficiente y económica. Lo que empezó como una idea C2C al final se ha convertido en una solución profesional B2B.

¿Qué es lo que más te costó al arrancar tu proyecto? ¿Cuánto tiempo tardaste en realizar tu plan de empresa?

Nuestro prototipo de basaba en obtener tarifas reducidas, por lo que las negociaciones iniciales ralentizaron mucho el proceso, ya que no teníamos la empresa constituida y era difícil llegar a hablar con los proveedores. El plan de empresa fue fácil: estudiamos el mercado, vimos el movimiento de envíos que hay en Europa, y nos pusimos a ello rápidamente. En cuestión de un mes lo teníamos todo en marcha.

¿Es tu primera experiencia como emprendedor?

Mi primera empresa la monté en 1999 en París. El que era mi jefe y yo nos fuimos de Alten (una consultora) y creamos Nomad Information Tecnologies. Hacíamos software para Palm, que era lo más parecido a las tablets y smartphones que había en aquella época. La empresa se vendió con éxito a un grupo francés 3 años después. En 2012 también, después de 10 años en IBM Europa, monté The Attic Labs y hacíamos software y hardware para entretenimiento a bordo en aviones comerciales.

¿En qué punto está ahora CangoBox y hacia dónde se dirige?

CangoBox ha demostrado ser una tecnología muy potente y versátil. El paso al B2B ha sido muy natural y estamos gestionando más de 20.000 envíos al mes de forma automática, sin ningún error ni intervención humana. Estamos en ese momento tan dulce de preparar una serie de propuestas de valor añadido fenomenales para las empresas de cualquier tamaño que hacen muchos envíos, pero no pueden internacionalizarse por la complejidad de la gestión de los envíos y las tarifas prohibitivas.

A lo largo de este año, lanzaremos en abierto nuestra solución para empresas (que ya están probando más de 50) así como la API para que cualquiera pueda desarrollar sus soluciones sobre nuestra tecnología. Me gusta imaginarme un WallaPop usando nuestra API para gestionar los envíos de las compras de particulares, sin que haya que estar llamando a los transportistas, por ejemplo.

¿Qué es más importante: la idea o el equipo?

La idea puede ser genial, pero sin el equipo de ejecuta no irá lejos. El equipo es clave para poder hacer cualquier cosa. No hacen falta miles de personas para llevar a cabo una buena idea, sino foco, constancia y sobre todod comunicación para que se pueda reaccionar ante los vertiginosos cambios que tienen todas las startups en sus primeros años de vida.

¿Cuál fue el momento más difícil? ¿En algún momento te planteaste abandonar?

Afortunadamente puedo decir que no hemos tenido ninguna duda ni ningún momento en el que nos hayamos pensado abandonar. Tal vez porque somos unos “bootstrapers” radicales y controlamos muchísimo tanto el gasto como las previsiones de los próximos meses, aunque realmente creo que también influye que estamos monetizando desde el primer día, y eso ayuda muchísimo.

¿Cómo ves la cultura emprendedora en España?

Ahora estamos viviendo un momento muy curioso, donde ser emprendedor es “trending topic” y hay muchas iniciativas en el aire. Antes no era así, y me alegro de que las cosas cambiasen. Sí que es cierto que, habiendo vivido muchos años fuera de España, hay cosas que aún me chocan y a veces me siento casi como un “guiripreneur” más que un emprendedor. En general, hay un muy buen ambiente y muchas iniciativas interesantes.

Tres recomendaciones para nuevos emprendedores

Rodéate de la gente adecuada. Construye tu negocio vendiendo, no pidiendo. Piensa en grande.

Si volvieras a empezar, ¿Cambiarías algo?

Si cambiase algo, sería otra cosa. Creo que este proceso es de aprender conforme avanzas y de conseguir hitos poco a poco. Quien piense que va a dar el pelotazo en un año se equivoca y más vale hacer las cosas despacio y bien que morir de éxito por tener pretensiones no realistas.

No hay comentarios

Dejar respuesta