La abogada María Luisa Espada Piedra aboga por mejorar la regulación de la economía colaborativa

La abogada María Luisa Espada Piedra aboga por mejorar la regulación de la economía colaborativaLa economía colaborativa está a pie de calle y en multitud de productos y servicios y ya se ha colado en la vida diaria de muchos usuarios que la utilizan para conseguir alternativas de alojamientos hoteleros y otros medios de transporte diferentes a los tradicionales. Pero el marco normativo que regula este tipo de economía es, en opinión de la abogada de Díaz-Bastien Abogados, María Luisa Espada Piedra, “arcaico y no ofrece soluciones que promuevan su desarrollo en España”, por lo que aboga por mejorarlo y adaptarse al nuevo entorno digital.

Espada Piedra pone como ejemplos de compañías dedicadas a este tipo de economía a Airbnb, Niumba, Blablacar, Cabify o Uber y aporta datos como el ofrecido por el Eurobarómetro del mes de junio, en el que se indica que el 52% de los nacionales europeos conocen las plataformas de economía colaborativa y los servicios que ofrecen, y el 17% los ha utilizado al menos una vez. Una buena parte de ellos destacan que utilizan estas plataformas por su facilidad de acceso y el bajo precio, entre otras cosas.

Ahora bien, Espada también resalta que no todo son opiniones positivas, ya que cuatro de cada diez usuarios critican que, en caso de problemas, no sabrían cómo contactar con los responsables para solucionarlo.

La abogada apunta que son estos problemas los que han llevado a la Comisión Europea a presentar unas normas comunes para que los consumidores, empresas y autoridades públicas participen de esta economía colaborativa e incide en que España no debe quedarse atrás.

Alude a una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid que declaró la nulidad de un artículo del decreto de la comunidad autónoma el que disponía que las viviendas de uso turístico no podrían contratarse por un periodo inferior a cinco días, declarando que esta limitación temporal resulta contrario a la normativa comunitaria y estatal y constituye una restricción injustificada y un obstáculo para el mantenimiento de la competencia efectiva en el mercado entre los operadores turísticos en materia de alojamiento.

Asimismo, resalta que la Comisión Nacional de los Mercados de la Competencia (CNMC) sometió a consulta en marzo de 2016 las consultas preliminares del estudio sobre los nuevos modelos de prestación de servicios y la economía colaborativa, permitiendo a los expertos una colaboración adicional en un informe que dará las pautas para afrontar la economía colaborativa desde el punto de vista de la regulación económica eficiente.

El informe de este organismo dispone que los distintos colectivos “perciben mayoritariamente este nuevo modelo como una oportunidad para la mejora del bienestar social, la regulación y la competencia”.

Concluye Espada que España cuenta con un “sistema normativo arcaico” e incide en el hecho de que “está en manos del gobierno hacer entender a colectivos profesionales que la evolución tecnológica ha venido para quedarse”. Finaliza diciendo que “la prohibición de la economía colaborativa es el último recurso”.

Ana Lacasa
Periodista y Filóloga. Dos áreas que se dan de la mano para informar de la actualidad emprendedora y tecnológica.

No hay comentarios

Dejar respuesta