Evita errores y ahorra al contratar tu web, que sea autoeditable y cumpla estos 18 puntos

La web de tu negocio está viva y tiene que ser autoeditable fácil para ti. Compruébalo

La web es tu espacio público online y como tu espacio físico (comercio, despacho, oficinas),  tendrás que actualizarla siempre que quieras.

La web de tu empresa está viva, necesitas tener un acceso práctico de verdad para que puedas trabajarla constantemente y captar más clientes para tu negocio.

NO TE PRECIPITES o TE DESLUMBRES por el diseño o los argumentos de venta de los que somos diseñadores web (me incluyo), quiero explicarte que necesitas valorar de la página web autoeditable que necesitas para evitar errores, que suponen tiempo y dinero de tu negocio.

El checklist imprescindible: Los 18 puntos necesarios para editar tu web

No lo digo por nada, es que justamente hablo con personas que me hacen consultas para mejorar su página web. Estas personas tienen su web hecha y quieren mejorar sus mensajes y dirigirlos con acierto a ese cliente ideal que han identificado y se encuentran que no pueden modificar ni añadir nada o casi nada, porque su web no les permite según que accesos o ninguno. OH!

Me encontré con una entrenadora que había montado su negocio online, ¡ONLINE! (no tenía espacio físico por tanto su web era su única plataforma) y su en su web solo podía manejar el blog.

Solo podía incluir artículos nuevos de blog, pero nada más. No podía modificar nada de las páginas planteadas, a lo sumo tenía un slide (esas imágenes horizontales que se desplazan, odio los slides porque distraen con su movimiento y no focalizan la acción, pero bueno), solo podía incluir nuevas imágenes al slide de la portada de su web.

Esta persona había pagado su buen dinero por esa web, fija y encorsetada, a la que no podía incluir más secciones, ni cambiar los títulos, ni los textos, ni ajustar sus páginas de venta de servicios. La única forma de hacer cambios era encargándolo al webmaster pagando y esperando su turno. Poco práctico.

 Tu objetivo es que tu web sea tu centro de operaciones y tienes que tener acceso a editar tu web y que sea fácil. 

Verifica que el acceso que tendrás la editor de tu web cumpla con estos requisitos, para que todo lo que quieras añadir o modificar puedas hacerlo tú mismo y fácilmente. Si te va a dar pereza hacer cambios en tu web por la complejidad de uso del sistema, estarás perdiendo oportunidades de negocio, simplemente porque te pondrás excusas para hacer mejoras o pruebas.

Tu web está viva y tú debes poder trabajarla con facilidad

  1. El acceso online seguro con tu clave, el login.
  2. Cómo modificas un contenido existente.
  3. Cómo añades nuevo contenido de texto, de imagen, de vídeo, de código,
  4. Cómo creas galería de imágenes, subir imágenes desde tu equipo o desde internet.
  5. Poder añadir portfolio con tus trabajos, servicios o productos.
  6. Crear formularios de suscripción, de contacto o de reservas.
  7. Añadir nuevas secciones o páginas a tu web
  8. Manejar y ordenar el menú de navegación, con páginas y subpáginas y más de un menú.
  9. Ocultar o eliminar páginas, para que no estén accesibles desde el menú.
  10. Crear botones o accesos directos a páginas internas para guiar a tu cliente ideal.
  11. Incluir SEO (palabras clave) en la descripción de las páginas para los buscadores tipo Google.
  12. Incluir y vincular vídeos de redes como Youtube o Vimeo
  13. Tener productos a la venta con botón de compra vía paypal u otra pasarela de pago.
  14. Añadir nuevos productos y eliminar u ocultar antiguos.
  15. Estadísticas de visitas a tu web.
  16. Botones para compartir en medios sociales.
  17. Crear artículos de blog con imágenes, videos, formularios, …
  18. Soporte o ayuda para actualizaciones o ajustes.

Insisto en que es muy importante que verifiques que sea sencillo de usar, que vas a poder manejarte.

Repito de nuevo, hay gestores de contenido complicados para el usuario no profesional que se venden como una maravilla y luego crean muchos problemas porque no son nada intuitivos y frustran mucho al querer usarlos y al final no se usan. Pierdes dos veces, por lo que has contratado y por las oportunidades que dejas escapar al no actualizar tu contenido y añadir nuevo.

No olvides que internet está vivo y las páginas web también, por tanto siempre es necesario actualizar los sistemas y ajustarlos a las constantes novedades que acontecen. Necesitarás contar con algún servicio de soporte o apoyo para las posibles actualizaciones y los cambios necesarios.

No hay comentarios

Dejar respuesta