El oxígeno como fuente innovadora de salud

hiperbarico1
Carlos Santelli y Greta Frank Victori (Fotografía: Luis Miguel Belda/TodoStartups)

La innovación también tiene seguidores entre quienes desean que su estado de salud sea mejor, pero también quienes necesitan de una recuperación tras pasar por el quirófano o, simplemente, mejorar sus marcas deportivas. La respuesta es la cámara hiperbárica, una apuesta hasta hace poco propia de la ciencia ficción que, sin embargo, se basa en algo tan antiguo como el oxígeno, nuestro fiel aliado.

En este contexto aparece Revitacell Clinic, un centro especializado en medicina hiperbárica y medicina del deporte; medicina regenerativa y anti-aging, afincado en Madrid, que tiene como base una cámara monoplaza. Greta Frank Victori aclara en declaraciones a TodoStartups que su misión no es competir con las cámaras hiperbáricas que alojan determinados hospitales, pues estos son multiplazas y el suministro de oxígeno no es el mismo que ofrece una instalación como la de su empresa, destinada a un solo paciente.

revitacell

Como el internet de las cosas o la robótica, la medicina hiperbárica ha venido para quedarse. “Esta medicina consiste en introducir a una persona en una cámara que aumenta la presión atmosférica, lo que optimiza la llegada de oxígeno a cada célula, a cada órgano de nuestro cuerpo, y permite unas aplicaciones universales, porque todos los procesos son ‘oxígenodependientes’”, explica a TodoStartups el doctor Carlos Santelli, asesor médico y vicepresidente de la clínica.

“Envejecemos por falta de oxígeno”, recuerda Santelli. Por ejemplo, dice, “cuando nos lesionamos tenemos falta de oxígeno, al aumentar esta oxigenación al cien por cien frente al 20% que tiene a una presión atmosférica normal fuera de la cámara, estás optimizando los procesos de regeneración de células, de tejidos, de cicatrices, se consolidan más rápidamente consolidación las fracturas y se mejora la capacidad vital de una persona”.

Una de sus principales aplicaciones se centra en los deportistas, pues  aumenta su resistencia física y permite acelerar la recuperación de lesiones; por supuesto también aumenta su rendimiento deportivo. Paradigma de su uso son el exfutbolista del Real Madrid Raúl o el tenista Novak Djokovic.

Las aplicaciones del oxígeno son universales, cuenta el vicepresidente de Revitacell, quien señala tres tipos principales de pacientes: quien presenta patologías médicas y son remitidos por cirujanos o traumatólogos para recuperar las intervenciones mucho más rápidamente, los deportistas que buscan mayor capacitación deportiva y quien busca sentirse mejor, “un paciente que busca el antienvejecimiento y lo combinamos con tratamiento de células madre”.

Eso sí, cuidado con la oferta engañosa de cámaras hiperbáricas que hay en el mercado y que no alcanzan la presión atmosférica adecuada y, por tanto, sus resultados pueden no estar a la altura de lo esperado, ni de lo pagado.

Luis Miguel Belda
Director de Comunicación en la Universidad a Distancia de Madrid (UDIMA) y Redactor jefe en TodoStartups