Controversia entre empresarios y trabajadores por el futuro del teletrabajo

La crisis de la COVID 19 estimuló el crecimiento del trabajo online desde su comienzo en marzo del 2019. El cambio repentino al trabajo digital remoto, de un día para otro, tuvo el potencial de acelerar los cambios en la forma de trabajar y en las ideas de organización del trabajo.

Sin embargo, tras la vuelta a ‘casi’ la normalidad laboral anterior, hay controversia en cuanto al futuro laboral tras la COVID-19. “El 82% de los líderes empresariales espera facilitar el trabajo a distancia mientras que solo el 48% de los trabajadores cree que es posible”. Así lo afirma la encuesta Workforce Transformation del Grupo Adecco y Adecco Group Institute a trabajadores y líderes del tejido empresarial procedentes de Estados Unidos, Francia, España y Bélgica.

Un punto de inflexión sufrido por todos los trabajadores del mundo, debido al confinamiento, llevó a la transformación digital del lugar de trabajo, el horario laboral y la flexibilidad. Las vidas laborales se alteraron para la mayoría de los empleadores, sin embargo, tras la crisis sanitaria sólo el 51% de los trabajadores encuestados piensa que podría ser efectiva esa flexibilidad.

Sobre la readaptación de lo mercados laborales, los trabajadores ponen la atención en que las empresas deben dar apoyo financiero para futuras crisis, proporcionar seguro médico y mayor transparencia. Los líderes tienen como prioridad apoyar la flexibilidad y el trabajo en remoto. Ambos, están de acuerdo en que las políticas de limpieza e higiene deben ser estrictas y que se garantice un equipo adecuado para teletrabajar y fomentar la buena cultura laboral.

Consecuencias de la pandemia

El enfrentamiento a las consecuencias de esta crisis, como la tasa de desempleo, recaen sobre la población más vulnerable, los jóvenes. Igualmente, aumenta la brecha persistente en la cobertura de la protección social como la precariedad en trabajadores menos formados o con habilidades más básicas.

A pesar de que los directivos encuestados se muestren optimistas ante un mundo laboral mejor tras la COVID-19, un 41% de los trabajadores no encuentra tan positivo el desafío fundamental al que se tienen que enfrentar para los mercados de trabajo. Los millennials o Generación Z (18-30 años) y la Generación X (41-50 años) son los más pesimistas ante el futuro laboral que se quiere crear en la era digital. Afirman que el trabajo será mucho peor que antes.

El futuro laboral está claro que va a cambiar. Por esto, un trabajo digital decente es fundamental para una recuperación más amplia, hábil e inclusiva para que el impacto de la crisis de la Covid-19 en los mercados laborales tenga el menor alcance posible. En este sentido, un 42% de los líderes empresariales mantienen que se mantendrán las políticas de apoyo económico a los empleados.

La economía está sufriendo una transformación de los diferentes sectores y empresas. Mientras sectores como el e-commerce o la sanidad están creciendo exponencialmente, otros como la aviación o el turismo se reducen. Estos sectores y empresas que ya estaban acomodados y habían normalizados un trabajo a distancia están transformando sus estrategias, digitalizando, automatizando y explorando el potencial de la Inteligencia Artificial (AI).

Nuevas habilidades y competencias profesionales

Es necesario que el futuro digital sea inmune al virus y que los mercados laborales estén construidos sobre el principio de la dignidad humana y el potencial de un trabajo digital decente. Esta aceleración en la readaptación de los mercados laborales por la digitalización y automatización está acelerando el desajuste de habilidades entre la población activa y la recuperación económica. La aparición de nuevos trabajos y la desaparición de antiguos requieren de una habilidades muy diferentes.

La necesidad de competencias profesionales y habilidades nuevas, entorno a la tecnología, el análisis de datos y el data science, son las más importantes. Esto requiere de unas habilidades interpersonales nuevas como la comunicación, el pensamiento crítico o la creatividad y la originalidad. Estos cambios incrementan el riesgo de aumentar la polarización social y la pérdida de oportunidades.

El sondeo de Adecco Group Institute pone de manifiesto que los líderes empresariales y los trabajadores piensan de manera diferente sobre el futuro del trabajo y la perspectivas laborales. El teletrabajo y flexibilidad, los salarios y los nuevos hábitos son las cuestiones que más contradicciones encuentran entre la diversidad de opiniones de los encuestados.