Twitter revela cómo se fraguó la operación de compra-venta por parte de Musk

Rate this post

El culebrón de Twitter sigue activo y dando titulares. En esta ocasión, se han conocido los detalles de la negociación entre la red social de microblogging y el magnate Elon Musk, fundador de Tesla y SpaceX, que ha suspendido temporalmente la operación hasta que se aclare si Twitter cuenta con más del cinco por ciento de los usuarios falsos o controlados por bots.

El informe, registrado por Twitter en la Comisión de Valores y Bolsa de Estados Unidos, revela el paso a paso de este trato que se cerró por 44.000 millones de dólares, la última oferta de Musk para hacerse con esta red social enarbolando la bandera de la libertad de expresión. En dicho informe, Musk aparece como un empresario insistente, apurado por cerrar un trato con su “mejor y última” oferta.

Según informa Reuters, Musk negoció el acuerdo de Twitter durante el fin de semana del 23 y 24 de abril de este año, sin llevar a cabo ninguna diligencia previa. Pero desde que firmó el acuerdo el día 25 de abril, Musk ha cuestionado la precisión de las declaraciones públicas de Twitter sobre las cuentas de spam que representan menos del cinco por ciento de su base de usuarios, afirmando que deben de representar al menos el 20 por ciento. 

Pero parece que el interés de Musk por Twitter empezó mucho antes, con reuniones con sus responsables y con otros movimientos interesantes. De hecho, unas semanas antes Musk se convirtió en accionista mayoritario en un movimiento que se consideró como un paso para hacerse con la red social, aunque él, en su momento, lo negó. Poco después, hizo su primera oferta, de 43.000 millones de dólares, aunque finalmente el trato se cerró en 44.000 millones de dólares.

Fiel a su costumbre, Musk continúa utilizando su perfil oficial de Twitter para comentar todo lo relacionado con sus negocios, algo que le ha valido en más de una ocasión un tirón de orejas, sobre todo tras los comentarios que hizo sobre su empresa Tesla. De hecho, el pasado martes, Musk escribió un tuit diciendo que el presidente ejecutivo de Twitter, Parag Agrawal, se ha negado a mostrar pruebas de la estimación de su compañía y que, por lo tanto, el acuerdo no puede avanzar hasta que él lo haga. 

Pero el informe antes mencionado revela que Musk no hizo ningún esfuerzo por obtener la información sobre este problema en el que ahora está realmente preocupado.

En concreto, Twitter indica en este documento revelado por la agencia estadounidense que “el señor Musk no solicitó celebrar un acuerdo de confidencialidad ni buscó en Twitter ninguna información no pública sobre Twitter”.

Musk está obligado por contrato a pagar una tarifa de 1.000 millones de dólares si no se completa el trato, pero Twitter puede demandar por “desempeño específico” para obligar a Musk a cerrar finalmente el acuerdo.

Ahora que la operación de compra-venta está en standby, sólo falta esperar, aunque Twitter ha continuado demostrando su interés en el acuerdo al precio acordado y confía en que se complete a lo largo de este año.

 

Periodista y Filóloga. Dos áreas que se dan de la mano para informar de la actualidad emprendedora y tecnológica.