El sector químico genera el 25% de las inversiones industriales dedicadas a I+D

La I+D es un factor de competitividad clave para la industria química española, uno de los ámbitos en los que es especialmente activa. De hecho, es el sector industrial que actualmente destina más recursos a la Investigación y el Desarrollo, acumulando en sus empresas una cuarta parte de las inversiones que la industria española destina en conjunto a esta área. También lidera el empleo de personal investigador ya que el 22,5% de los que trabajan en empresas industriales lo hace en una empresa del sector químico.

Así se conoció este miércoles en la presentación del informe anual que sobre el último ejercicio ha elaborado Feique, la Federación Empresarial de la Industria Química Española, en el que se pone de relieve que, en cuanto a innovación, el sector también lidera el gasto e inversión industrial situándose por encima de los 1.500 millones de euros anuales, lo que supone una inversión del 13,1% sobre el valor añadido, 6 puntos más que la media industrial (7,2%) y 11 puntos por encima de la media nacional (1,9%).

Fueron muchos titulares en un encuentro informativo con el presidente de Feique, Carles Navarro, y su director general, Juan Antonio Labat, pero, por dar algunos, el de que el sector químico es, a escala global, la industria que muestra mayores expectativas de crecimiento en el mundo según diferentes estudios de prospectiva económica, previéndose que entre 2015 y 2030 duplicará su dimensión productiva y su cifra de negocios, amparado en un crecimiento de la demanda del 4,5% anual.

Estas expectativas de crecimiento están generando, simultáneamente, un fuerte incremento de la inversión de la industria química en el mundo, que tan solo en 2018 superó los 250.000 millones euros.

En 2018, la industria química española alcanzó una Cifra de Negocios de 65.647 millones de euros, lo que supone un crecimiento histórico del 4% respecto a la facturación registrada el año anterior. Esta cifra se ha visto impulsada tanto por el comportamiento de la producción, que creció un 1,5%, duplicando así el ritmo de crecimiento del índice general de la Industria Española (0,7%), como por la trayectoria de los precios, que se ha visto también muy favorecida por la fortaleza de la demanda internacional de productos químicos.

Así se recoge en esta Radiografía del Sector Químico español 2019, informe anual elaborado por Feique, que apunta, entre otras cosas, que el sector, desde 2014, ha ido superando paulatinamente su techo histórico de facturación y ha acumulado en los últimos cinco años un crecimiento del 19% que asciende al 32% si se toma como referencia 2007, el año previo a la crisis.

De esta forma, la industria química española, integrada por las actividades químicas y farmaquímicas, genera ya el 13,4% del Producto Industrial Bruto de nuestro país, constituyendo un sector estratégico para la economía española en su conjunto al contribuir, de manera directa, indirecta e inducida al 5,8% del Producto Interior Bruto y generar empleo para el 3,5% de la población activa ocupada, tal y como ha resaltó durante su intervención el presidente de Feique, Carles Navarro.

“La industria química es uno de los sectores estratégicos de la economía española, tanto por su peso específico en la generación de riqueza y empleo de calidad, como por su carácter netamente exportador y su potencia inversora en investigación, desarrollo tecnológico e innovación”, dijo el presidente de Feique.

España, por si fuera poco, se sitúa como el país donde mayor crecimiento productivo ha experimentado el sector químico (+1,5%) entre los 7 principales países productores químicos de la Unión Europea (Alemania, Francia, Italia, Reino Unido, Holanda y Bélgica). La zona euro ha registrado de media una caída de la producción química del -0,9%, motivada fundamentalmente por el descenso de Francia y Alemania, por debajo del -2%.

Precisamente, uno de los principales factores que han propiciado el notable incremento de la cifra de negocios en 2018, ha sido el comportamiento de la producción, junto a los precios internacionales (asociados a la trayectoria del crudo). Desde 2007, el sector acumula un crecimiento del 16,8%, dato que contrasta con la situación comparativa del conjunto de la industria manufacturera, que, pese a la notable recuperación experimentada a partir de 2014, todavía se encuentra 20 puntos por debajo de los niveles productivos alcanzados antes de la crisis internacional.

Respecto a la distribución sectorial de la cifra de negocios, las Especialidades Farmacéuticas continúa siendo el subsector más representativo al aportar el 20,9% de la cifra de negocios global del sector, seguido muy de cerca de las Materia Primas, Plástico y Caucho con un 18,9% del total. Le sigue la Química Orgánica (15,5%), Otros productos Químicos (7,9), Perfumería y Cosmética (7,6%), Pinturas y Tintas (7,0%), Materias Primas Farmacéuticas (5,8%), Detergencia (5,5%), Gases Industriales (2,5%), Química Inorgánica (2,5%), Fertilizantes (2,4), Agroquímica (1,5%), Colorantes y Pigmentos (1,2%) y Fibras Sintéticas (0,7%).

Exportaciones exitosas

El positivo comportamiento de la industria química española, que se consolida como el segundo mayor exportador de la economía española (por CNAE) –el primero es la automoción-, se ha visto particularmente influido en 2018 por la fortaleza de la demanda internacional de productos químicos, que continúa registrando unos elevados niveles de crecimiento que han superado el 4,5%.

Este aumento de la demanda global ha repercutido sobre la industria química española, que ha visto incrementadas sus exportaciones un 5,1% respecto a 2017 hasta los 37.724 millones de euros. De esta forma, la cifra de negocios que realiza en mercados exteriores supone ya el 57,5% del total.

Un dato también relevante es que el sector ha ido mejorando a lo largo de la última década su posición en todos los mercados internacionales extracomunitarios, de modo que la industria química española exporta ya a más de 200 países y territorios autónomos. Aunque la Unión Europea sigue siendo el principal destino de las exportaciones con el 60 % del total, en los últimos 18 años el destino de éstas se ha diversificado ganando mercado otros destinos como Suiza (+1.239%), Estados Unidos (+380%), Turquía (+406%), o China (+1.041%) o que son los países en los que registramos mayor crecimiento.

Por otra parte, además de la demanda internacional, el positivo comportamiento de la demanda interior ha beneficiado al sector químico permitiendo que el consumo de productos químicos haya alcanzado la cifra récord de 72.093 millones de euros en 2018, es decir, un 6,1% superior a los registros de 2017. Actualmente cada español consume 1.543 euros anuales en productos químicos, alcanzando también su cifra histórica más elevada.

El fuerte empuje del consumo interior ha impulsado, también, un importante repunte de las importaciones, que han experimentado un crecimiento del 8,4% respecto al año anterior -alcanzando los 44.170 millones de euros.

Luis Miguel Belda
Director de Comunicación en la Universidad a Distancia de Madrid (UDIMA) y Redactor jefe en TodoStartups