Iurisgal, el derecho más tecnológico

IURISGAL International Network of Law Firms es una de las pocas redes internacionales de abogados que tienen su sede en España. Actualmente está presente en los cinco continentes y presenta una característica que la hace totalmente diferente a las demás redes similares: que su idioma de comunicación es el español. En ella se pueden encontrar abogados de casi 50 países en los que al menos uno de los integrantes habla el castellano de forma fluida. 

Nació en 2008 de la mano de su presidente, un abogado gallego de reconocido prestigio, Blas Rivas Alejandro, experto en derecho mercantil e internacional, que actualmente dirige la firma  “Nerus Abogados” con sedes en Santiago de Compostela y Madrid. Este despacho cuenta con el derecho tecnológico como una de sus áreas de trabajo más importante. Nos ofrece más detalles en esta entrevista concedida a TodoStartups. 

¿Cuándo nace la red Iurisgal?

Allá por 2006 en el despacho que en aquel momento gestionaba, vimos que las empresas clientes tenían dificultades importantes para entenderse con los abogados extranjeros, por lo que se me ocurrió la idea de que el asesoramiento de los colegas de fuera se realizara en español. No existía nada parecido en el mercado jurídico internacional, pero no nos importó ser los pioneros. En base a esto, con otros cinco despachos de abogados de otros tantos países empezamos a montar el proyecto de IURISGAL, hasta que en 2008 vio por fin la luz.

A nivel internacional ¿cuál diría que es el papel de la red?

En el mundo existen unas 150 redes similares a la nuestra, pero con relación a las demás, nos diferenciamos especialmente en dos cuestiones: la primera, que tenemos presencia en casi 50 países de todo el globo, lo que hace que podamos ofrecer servicios en los países más importantes. Y, en segundo lugar, aunque es lo más significativo, somos la primera y única red internacional de abogados en la que el idioma de comunicación oficial es el español. No hay ninguna más como la nuestra que esté presente en cinco continentes. Y la verdad, es que nos sentimos muy orgullosos de esto. 

¿Qué papel han jugado las nuevas tecnologías en la expansión y consolidación de la red?

En nuestro caso, las nuevas tecnologías han tenido un papel clave, especialmente en el campo de la comunicación. Nosotros consideramos que es esencial el contacto personal entre los asociados. Sin embargo, esto solo es posible de forma puntual y habitualmente de manera bilateral. Lo cierto es que la mayoría de las relaciones se producen entre nosotros son por medios electrónicos, ya sea usando diferentes sistemas de videoconferencias multilaterales, empleando grupos de trabajo en la nube, etc. Además, y también por motivo de la distancia, las relaciones con los clientes son básicamente a través de medios telemáticos. 

¿Cómo es el funcionamiento de la red?

Antes de nada, quiero señalar que nuestra red es cerrada. Es decir, solo entran en la misma nuevos despachos por presentación previa de otro colega ya integrado. Después se analiza si ese Bufete reúne las características que exigimos para formar parte de nuestro proyecto. Hay que tener en cuenta que no admitimos más de dos Firmas por país, por lo que necesitan tener una clara implantación en el Estado en el que radican. A partir de aquí, potenciamos las relaciones personales entre nosotros, ya que es imposible dar un asesoramiento jurídico de calidad si no hay confianza mutua y formas de trabajo comunes. Para el tratamiento de los clientes comunes damos cierta libertad a los miembros, para que entre ellos articulen sus relaciones de trabajo.

¿En que están especializados los despachos que forman parte de ésta?

La mayoría de los Despachos son expertos en derecho mercantil, lo que por ahí adelante suele denominarse derecho comercial. Lo que pretendemos es especialmente dar servicio a empresas, por lo que tenemos que cubrir sus necesidades de asesoramiento a nivel internacional en aquellos campos que nos lo demandan.

¿Cuál es el principal valor diferencial de la red Iurisgal?

Como antes he indicado, nuestra principal ventaja diferencial es que somos la única red a nivel mundial que tenemos como idioma de comunicación al español. Recientemente también hemos incorporado el portugués como idioma de comunicación, ya que creemos que debe potenciarse el modo ibérico o hispano de hacer las cosas frente a la manera de trabajar anglosajona. Otra ventaja esencial que nos caracteriza es la relación de confianza entre nosotros. En este sentido, procuramos ser un grupo de amigos, ya que la mayor vinculación entre los integrantes será un tremendo beneficio para nuestros clientes.

¿Qué supone para el cliente saber que si tiene un problema legal en otro país puede contar con vosotros?

La confianza que hemos creado entre nosotros nos permite, en primer lugar, realizar un contacto inmediato con los colegas de fuera, de tal forma que el asesoramiento inicial se obtenga en no más de 24 horas. Hay muy pocas redes, incluso grandes despachos de abogados implantados en medio mundo, que puedan hacer lo mismo en tan corto período de tiempo. Por otro lado, esa confianza también nos permite tener la certeza de que el servicio que le prestará el colega de fuera tendrá una elevada calidad. Tienes que tener en cuenta que un cliente que no es bien atendido por un colega recomendado, es posible que lo acabes perdiendo tú como cliente. 

¿Cuáles dirías que son los problemas más recurrentes con los que os encontráis diariamente a nivel internacional?

La verdad es que la mayor dificultad diaria que vemos es lo complejo que nos resulta explicarle a los clientes las grandes diferencias que existen entre el funcionamiento jurídico de, por ejemplo, España y el de otros países. La mayoría de ellos no acaban de entender que esas diferencias, incluso en casos cercanos (me estoy refiriendo a España con relación a Portugal, Francia o Italia) , sean tan abultadas.  

Y en el ámbito de las empresas tecnológicas, ¿Cuáles son las complicaciones más habituales?

Me alegro que me hagas esta pregunta, porque en este ámbito se produce un problema recurrente que paso a explicar. Las empresas tecnológicas, en general, no necesitan el envío de mercancías físicas, por lo que establecen con mucha facilidad relaciones de negocios con empresas de múltiples países al ser sencilla la remisión de los productos. Pero esta facilidad para establecer relaciones comerciales les lleva a descuidar frecuentemente la formalización de contratos, del tal manera que literalmente, “firman lo que les ponen por delante” y cuando surgen los problemas se dan cuenta que es una barbaridad lo que han suscrito. Realmente con una revisión previa y a tiempo de esos contratos se pueden evitar grandes disgustos.

¿Y qué me dices de los honorarios o costes por el asesoramiento internacional?

En realidad, suelen ser elevados. Ahora bien, nosotros pedimos que los Bufetes que se integren en la Red cobren unos honorarios inferiores a la media. Es muy importante que este tipo de asesoramiento esté al alcance de todos. Hay que darse cuenta de que fuera de España los abogados son mucho más caros que nosotros, pero en Iurisgal reducimos estos costes al mínimo posible.

¿Cuenta la red con despachos especializados en derecho tecnológico?

En general, la mayoría de los colegas tienen un departamento en sus Despachos que tratan el derecho tecnológico. Incluso algunos, como, por ejemplo, los de Finlandia, República Checa, Washington, Israel, Colombia o Costa Rica son punteros en esta rama del derecho en sus respectivas áreas de influencia.

¿Podrías decirnos como ves a las empresas tecnológicas tras esta crisis del COVID 19?

Sinceramente creo que, en general, será uno de los sectores que saldrá más reforzado y no solo porque el uso de la tecnología es cada vez más esencial en las comunicaciones humanas de todo tipo, con lo que esto conlleva, sino también porque la tecnología, especialmente la robótica, contribuye de una manera clara al control y mejora de resultados para terminar con pandemias como la del covid 19. Es el caso, por ejemplo, de Corea. Nos hemos dado cuenta que, de repente, la tecnología está para ayudar al ser humano y no para sustituirlo.

Y ya por último, ¿Cómo afectará el COVID 19 a las operaciones internacionales?

En las operaciones internacionales habrá un antes y un después de esta crisis. Muchas cosas van a cambiar. Por ejemplo, veremos relocalizaciones con la finalidad de que cada zona económica disponga en la misma de capacidad de producción de productos básicos de todo tipo, sin necesidad de acudir a China. Algunos sectores como el turístico se verán bastante afectados y tardarán tiempo en recuperarse. Como ya ocurre en España, los gobiernos limitarán bastante las operaciones de compra de empresas por extranjeros, e incluso aumentarán los sectores estratégicos que no podrán ser adquiridos por empresas foráneas.