BBVA cierra el grifo de financiación a empresas vinculadas con el carbón

BBVA reducirá a cero su exposición a actividades relacionadas con el carbón, dejando de financiar a empresas en esas actividades, antes de 2030 en los países desarrollados y antes de 2040 en el resto de países en los que está presente.

Esta decisión, recogida en la actualización del Marco Medioambiental y Social de BBVA, está alineada con la propuesta del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), consistente en limitar la subida de las temperaturas a un máximo de 1,5ºC y con la ambición de conseguir una economía neutra en carbono en 2050.

El banco ha movilizado en los últimos tres años (2018-2020) más de 50.000 millones de euros en financiación sostenible, por lo que va muy por delante en su objetivo de movilizar 100.000 millones en ocho años (2018-2025).

En 2018 BBVA se comprometió a alinear su cartera de crédito con los objetivos de calentamiento global del Acuerdo de París, y apoya la necesidad de alcanzar cero emisiones netas de dióxido de carbono en 2050. Para lograr estas metas, es clave fomentar el uso de energías limpias y sostenibles frente a aquellas más contaminantes, como el carbón, que es el combustible fósil que más contribuye a las emisiones globales de CO2, con un 40% del total.

La entidad financiera ha anunciado que dejará de financiar a clientes cuyas actividades basadas en carbón representen más del 5% de sus ingresos, como recoge en su actualización del Marco Medioambiental y Social de BBVA. Las empresas que superen este umbral solo podrán recibir financiación para proyectos de energías renovables y sostenibles.

La definición del umbral está en línea con el criterio de Science-Based Target Initiative, una iniciativa que propone una aproximación metodológica para fijar objetivos de descarbonización basados en la ciencia. Más de 1.200 empresas en el mundo se han comprometido con esta iniciativa, entre ellas BBVA, el único banco español.