Las startups ‘foodtech’, en manos de expertos para conseguir ayudas públicas

Beatriz Jacoste, Guillermo Milans del Bosch, Carlos Franco, Rubén Hidalgo y Abel Fernández

Las nuevas tecnologías son la base fundamental desde la que juegan muchas industrias para encontrar el cambio hacia un mundo global con impacto positivo. El sector alimentario busca la necesidad de aplicar las innovaciones como el Big Data o el Internet de las Cosas (IoT) a sus negocios. Estos retos disruptivos unidos a la sostenibilidad, marcan el camino de las foodtech.

“La mayoría de los proyectos, relacionados con las foodtech, necesitan de un know-how y una red de expertos para conseguir ayudas que consoliden sus proyectos y tengan mayor impacto en el mercado“. Así lo explicó Beatriz Jacoste, directora de KM ZERO Food Innovation Hub en el evento realizado en Aticco Madrid.

Acompañada de Rubén Hidalgo, director de innovación y emprendimiento de CAPSA FOOD y Abel Fernández, partnership manager de LEYTON, presentaron la alianza de estas tres organizaciones cuyo objetivo es apoyar a los nuevos proyectos del sector agroalimentario o foodtech y conseguir las ayudas impulsadas por el Gobierno de España.

La tecnología es el ingrediente más cotizado en los proyectos de innovación foodtech o la industria alimentaria, en general. Las soluciones creativas y tecnológicas aportadas para el crecimiento demográfico, los efectos del cambio climático, los recursos naturales o el impacto medioambiental de la producción de alimentos son objeto de investigación y desarrollo para dar una respuesta clara a esta necesidad.

No obstante, “los emprendedores encuentran múltiples dificultades a la hora de poder optar a las ayudas promovidas por el Estado y necesitan apoyo profesional“, declaró Jacoste. Por eso, el acompañamiento de expertos es “fundamental para conseguir una oportunidad real de crecimiento“, constató Hidalgo.

Desde LEYTON, Fernández apostó “por crear esta alianza que presenten oportunidades para aquellas startups en fase semilla vinculadas con el foodtech, que seguro están a la altura y nos sorprenderán“.

NEOTEC, apoyo clave para la obtención de ayudas públicas

Estas empresas foodtech se han convertido en vanguardia en el sector agroalimentario cuyos objetivos son aportar iniciativas disruptivas que impacten positivamente en el mercado. Para ello, NEOTEC, promueve cada año ayudas desde el Centro para el Desarrollo Tecnológico en Industrial (CDTI) del Ministerio de Ciencia e Innovación del Gobierno de España, facilitando el acceso a estas subvenciones públicas que al 72% de las startups les resulta “tan complicado“ alcanzar.

Las tecnologías aplicadas van desde las más conocidas como son las TIC hasta las derivadas de la biotecnología tanto en su aplicación en la sostenibilidad, como en la salud, incluyendo las empresas que encapsulan probióticos.

Carlos Franco, asesor técnico del CDTI aseguró que “la nueva convocatoria para el 2021 permite un mayor presupuesto disponible y, en relación, un apoyo a más proyectos primando la propuesta de incluir la contratación de doctores para mejores sus capacidades de absorción y generación de conocimiento“.

KM ZERO, CAPSA y LEYTON aprovecharán el expertise de cada uno para abrir camino a la oportunidad de NEOTEC a los proyectos agroalimentarios necesarios para proporcionar eficiencia, seguridad alimentaria y una mejora significativa en la sostenibilidad.

 

Baia Food, caso de éxito con final dulce

“Mejorar los hábitos alimenticios de la sociedad a través de alimentos ecológicos sin azucares añadidos ni edulcorantes artificiales“ es el objetivo de Baia Food, empresa beneficiaria de la ayuda NEOTEC impulsada por el Ministerio de Ciencia e Innovación.

Según su co-Ceo y cofundador, Guillermo Milans del Bosch, “esta ayuda marcó un antes y un después en nuestra startup. Fue el trampolín que necesitábamos para hacernos hueco en el ecosistema foodtech“.

Gracias a esta ayuda, el equipo de Baia Food, salvó la barrera regulatoria para poder adentrar la miraculina, Novel Food que transforma el sabor àcido en dulce, en la UE, algo que no estaba legalizado hasta entonces. Milans, afirmó que “es fundamental contar asesores, consultorías y todo tipo de empresas especializadas para poder adentrarse en el mundo de las subvenciones“.