Seis claves para asegurar el éxito de una startup en una ronda de capital

El neobanco premium MyInvestor ha cerrado recientemente su primera ronda de financiación, por un importe de más de 20 millones de euros, lo que la sitúa entre las mayores del sector fintech en España que se han hecho hasta el momento. Entre los inversores que han respaldado el proyecto destacan AXA España, El Corté Inglés Seguros y varios family offices.

Para una startup, el proceso de cerrar una ronda de financiación presenta muchas dificultades, pero a la vez permite sacar conclusiones muy útiles para impulsar el negocio en el futuro.

Pablo García Montañés, consejero de MyInvestor, destaca seis claves para atraer capital con éxito.

1- Proyecto viable y solvente. Atraer el interés de inversores es una tarea ardua. Un estudio de la consultora CB Insights, The top 20 reasons Startups fail, señala  tras analizar más de 100 casos que las causas más frecuentes de fracaso son la saturación del mercado y la falta de financiación para el desarrollo. Muchos ‘noes’ van por delante, pero si el proyecto es solvente, antes o después los potenciales inversores y la propia dinámica del mercado deberían detectar el valor de la propuesta. Es clave contar con unas proyecciones económicas sólidas que ofrezcan una rentabilidad atractiva para los inversores y, al mismo tiempo, es importante trasladar la ilusión del equipo gestor.

2.- Preparación, preparación, preparación. En 2019 las startups levantaron más de 1.000 millones de euros de financiación. Hay apetito inversor, pero cientos de empresas compiten y deberás estar muy bien preparado para destacar sobre el resto. No hay horas suficientes para acabar de prepararte para el momento en el que debes exponer tu proyecto a los inversores. Es conveniente trabajar mucho la propuesta de valor y contar con un back-up muy sólido de las variables empleadas para la construcción de tu plan de negocio. En cualquier caso, los inversores siempre plantearán situaciones y ángulos distintos a los que has tenido en consideración o darán más importancia a cuestiones que has considerado accesorias. Tu única defensa frente a estas situaciones es tener una preparación exhaustiva.

3.- Mensaje claro y directo. Los inversores, por regla general, conocen con mucha menor profundidad el sector concreto y, por supuesto, desconocen las variables concretas del proyecto. Por tanto, es conveniente no dar nada por sentado para evitar malentendidos, y realizar una exposición muy didáctica, con un mensaje muy sencillo y que afronte las cuestiones más relevantes del proyecto de manera inmediata. Únicamente cuentas con una ocasión para causar una buena impresión y, además, en este caso tiene que conseguirse de una manera rápida o el interés de los potenciales inversores empezará a caer. Es muy relevante trasladar el entusiasmo de los emprendedores con el proyecto y su compromiso con su evolución.

4.- Humildad y flexibilidad. A lo largo del proceso vas a recibir muchísimo feedback por parte de los potenciales inversores y, como decíamos anteriormente, se plantearán situaciones y ángulos distintos a los que has tenido en consideración. Es conveniente mantener una actitud abierta frente a estos comentarios y reflexionar sobre las distintas cuestiones que se puedan plantear. Además de permitirte mejorar el proyecto, incorporando elementos nuevos y mejorando los existentes, puede dar lugar a nuevas oportunidades de negocio.

5.- Prepárate para el no. Por muy bueno que sea tu proyecto sólo será aceptado, con suerte, por una fracción muy pequeña de inversores. Nueve de cada 10 start ups terminan en fracaso y, según un informe de Harvard Business School, el 75% de las compañías respaldadas por capital de riesgo no devuelven la financiación a sus inversores. Aun así, la historia está llena de casos de éxito que no fueron aceptados en sus primeras rondas. En este momento y a pesar de que surgirán dudas y será necesario realizar ajustes al proyecto inicial, los gestores deben afrontar el proceso con perseverancia y mantenerse firmes en torno a su propuesta de valor. El proceso de captación de capital es largo y pasa por distintas fases, algunas en las que parece que no se avanza y otras en las que se tiene la sensación de descontrol. Es el proceso normal y requiere de mucha paciencia y templanza por parte de los emprendedores.

6.- Equipo. Rodéate de mejor equipo que puedas, tanto interno como externo, y mantén una actitud abierta en relación con las cuestiones que te pueden aportar. Cada uno de ellos aportará un nivel de especialización sobre cuestiones que se alejan de tus competencias principales. La coordinación y motivación del equipo es una de las tareas fundamentales del emprendedor a lo largo del proceso de captación.