Guía definitiva para construir una buena propuesta de negocio para un pequeño Ecommerce

Simplificando un poco, una propuesta de negocio es un documento escrito que se envía a un potencial cliente o a una compañía para convencerlos de que hagan negocios contigo. Necesita resumir lo que puedes hacer por un cliente específico, la forma en la que puedes hacerlo y los costes que ello implica.

Siguiendo la estrategia correcta para escribir tu propuesta de negocio, aumentarán tus posibilidades de cerrar el trato con el posible cliente. Para ello, necesitas entender primero unos cuantos aspectos fundamentales del proceso de escritura de una propuesta de negocio, así como obtener cierta información sobre el comprador. Ten en cuenta que cada consumidor es distinto, así que elaborar una propuesta genérica para todos tus potenciales clientes puede no funcionar. Esta guía te enseñará todo lo que necesitas saber para presentar la mejor propuesta y cerrar el trato.

Propuestas de negocio formales o informales

Así como cualquier otro documento escrito, una propuesta de negocio puede ser formal o informal. Normalmente, una propuesta de negocio informal incluye solo unos pocos detalles sobre tus soluciones y precios. Si estás escribiendo una propuesta informal, puedes enviarla con formato de carta de propuesta. Con una propuesta informal, no necesitas utilizar tantos gráficos o detalles, solo resumir la solución y las líneas generales del proyecto. Cualquier exposición oral o conversación con un potencial comprador puede contar también como una propuesta informal.

Por el contrario, una propuesta formal incluye más detalles. Asegúrate de incluir una portada y un índice de contenidos antes de empezar con la introducción y con tu visión del asunto. Diríjase a escritores profesionales como en Grab My Essay para tener la introducción perfecta para su propuesta. Después puedes avanzar y exponer tu solución al problema, así como tu experiencia lidiando con ese tipo de cosas.

Propuestas de negocio solicitadas y no solicitadas

Una propuesta de negocio solicitada se hace bajo petición del cliente, que envía normalmente una petición de propuesta o una llamada a licitación. Normalmente, cuando un negocio necesita un nuevo producto o servicio, invita a varias empresas a enviar sus propuestas, de entre las que elige una. Las propuestas pueden hacerse verbalmente o mediante otros medios. Cuando un negocio presenta una solicitud, suele incluir una descripción de lo que quiere el comprador e instrucciones o criterios de selección.

Una propuesta de negocio no solicitada viene por iniciativa propia del licitador y su objetivo principal es llamar la atención de un posible cliente. Las propuestas no solicitadas son bastante generales y efectivas a la hora de hacer saber al cliente que tiene un problema que necesita solución. Como el cliente no solicitó la propuesta, esta debe ser mucho más convincente para dar a conocer correctamente tu servicio.

Conoce a tus compradores

Para ganarte el interés de tus compradores y su confianza, necesitas entender primero cuáles son sus preocupaciones. Es fundamental hacer un análisis exhaustivo del problema antes de ofrecer una solución, ya que eso le muestra al comprador tu nivel de interés y compromiso.

Tómate tiempo para investigar la historia y los antecedentes de la empresa antes de construir una propuesta. Esto te desvelará cuáles son sus valores, cómo es su forma de hacer negocios y qué planteamiento puedes seguir para parecerles atractivo.

Darás una impresión mucho mejor si les haces a través de la propuesta que conoces su negocio y sus valores. Da ejemplos pequeños pero significativos de algunas de sus historias para afianzar su confianza.

Identifica la preocupación de tu comprador y cómo tu negocio puede ocuparse de ella

La propuesta debería centrarse en solucionar esos problemas de la mejor manera posible y demostrarle al cliente cómo tus servicios o productos pueden ayudarlo. El documento debe enfocarse en sus necesidades y en cómo puedes cubrirlas.

Escribir la propuesta teniendo en mente las necesidades del cliente te ayudará a resaltar las ideas que realmente le llaman la atención y a hacer la propuesta más personal. Esto genera confianza y hace que el cliente se sienta más importante. Si tuvieras que enviar una propuesta general y te centraras solo en la actividad de tu comercio electrónico, esta no aportaría ningún valor a tu compañía y podría acabar pareciendo un anuncio más que una propuesta negocio.

Comienza con una introducción convincente…

Las primeras dos páginas de la propuesta deberían ser la portada, incluyendo tu nombre, el nombre del negocio, la fecha y el nombre del cliente, y el índice de contenidos. Después de eso, puedes avanzar y empezar con la introducción.

En la introducción, deberías incluir más detalles acerca de tu compañía y de su misión. Asegúrate de que tienen relación con las necesidades de tu cliente para generar confianza. Describe qué diferencia a tu empresa de otros competidores, destaca algunos de tus logros y menciona cualquier premio relevante.

Intenta que la introducción ocupe menos de una página y céntrate en la información que crees importante para el cliente. Por ejemplo, no hace falta mencionar que tu comercio electrónico vendió muchos libros y juegos de mesa el año pasado si tu cliente solo está interesado en material de oficina.

…y esboza un resumen ejecutivo estratégico

Esta es una de las partes más importantes de tu propuesta, ya que incluye un breve resumen de tu proyecto y las razones por las que eres la mejor opción para tu cliente. No es necesario resumir todo el contenido de tu propuesta aquí, pero sí las conclusiones que quieres que saque el cliente. Céntrate en el resultado principal, en cómo los valores de tu empresa se ven reflejados en el trabajo que estás ofreciendo y en cuáles serán los beneficios para el cliente si decide hacer negocios contigo.

Los detalles deberían tratarse en el cuerpo de la propuesta, donde puedes incluir gráficos, tablas de precios, líneas de tiempo y más motivos convincentes para hacer negocios contigo.

Utiliza una plantilla de propuesta potente

Para causar buena impresión y mantenerte a la cabeza de tus competidores, asegúrate de tener buen material visual. Concéntrate en elementos clave como la fuente, el color y el diseño para llevar la atención a los puntos más importantes de tu propuesta.

Utilizando una plantilla profesional de propuesta de negocio ahorrarás mucho tiempo que podrás invertir en el contenido de tu documento. La mayor ventaja de las plantillas profesionales es que perfilan las líneas más importantes de la propuesta, dejándote espacio para que solo tengas que rellenar los huecos.

Las plantillas profesionales se crean basándose en lo que los clientes realmente quieren. Por ejemplo, ¿sabías que la mayoría de los clientes solo miran la introducción y la página de precios? Bien, los creadores de plantillas profesionales son conscientes de eso y se centrar en enfatizar la información de esas dos páginas para darle a tu cliente exactamente lo que necesita y mantenerlo interesado.

Adapta la longitud y el estilo de la propuesta según el alcance del proyecto

Aunque no existe una regla que dicte la longitud de las propuestas, los estudios indican que la media deberían ser 6 páginas. Si estás utilizando una plantilla profesional, esto significa 6 secciones.

En realidad, la longitud de una propuesta debería basarse en el tipo de servicio que ofreces y el tipo de trato que estás intentando cerrar. Si buscas una colaboración a largo plazo, por ejemplo, cuando estás promoviendo su empresa de desarrollo de apps,  tienes que llevar a cabo una investigación más completa e incluir más detalles en tu propuesta. Sin embargo, para trabajos a corto plazo, una propuesta breve debería ser suficiente.

De nuevo, no es el número de páginas en lo que deberías centrarte, sino en incluir todas las secciones que sean importantes. Si hablas de todos los aspectos relevantes, la propuesta puede ser breve y aun así exitosa.

No lo cuentes, demuéstralo

Decirle a tu cliente que tus productos pueden ayudarle a solucionar sus problemas no es suficiente Necesitas explicarle al detalle cómo planeas conseguirlo. Insiste en explicar los pasos que vas a seguir y guíalo a través de todo el proceso.

Asegúrate de no prometer cosas que no puedes cumplir y mantén las expectativas en su sitio. La exageración le puede hacer mucho daño a tu negocio, ya que demuestra que no eres capaz de cumplir con tus promesas. Siempre es mejor hablar de menos y responder por encima de lo esperado que al revés.

Al explicar el proceso para llegar a determinada solución, asegúrate de incluir algunos casos reales de éxito. ¿Qué mejor manera de demostrarle al cliente de lo que eres capaz que una historia real y exitosa que ponga en valor las habilidades de tu empresa?

Revisa tu propuesta

Tal cual como suena: el aspecto importa tanto como el contenido. Asegúrate de que tu propuesta no contiene errores gramaticales o tipográficos antes de enviarla. Aunque nadie va a juzgar una pequeña equivocación ortográfica, la existencia de varias puede darle muy mala impresión a tu cliente.

Revisa la propuesta varias veces antes de darla por finalizada y comprueba cada detalle, incluyendo los tiempos, los precios y otros números. Lo mejor es que uno o dos miembros de tu equipo la lean unas pocas veces, ya que pueden detectar errores que tú hayas pasado por alto.

Automatiza la escritura de propuestas de negocios

Para mantener un ritmo competitivo, la automatización se ha vuelto una parte fundamental en el mundo de los negocios. Así como tu comercio electrónico automatiza la mayoría del trabajo administrativo, lo mismo puede hacerse para escribir propuestas.

Por ejemplo, plataformas como Better Proposals ofrecen una gran variedad de plantillas y programas de propuestas que hacen su escritura mucho más fácil y profesional. Sus plantillas pueden verse en cualquier tipo de dispositivo y son más fáciles de leer para tu cliente incluso si está fuera de la oficina.

Las plantillas son personalizables y permiten mostrar los colores y valores de tu negocio. Además, para hacerlas parecer incluso más profesionales, tienes la opción de incluir el dominio de tu comercio electrónico en el enlace a la propuesta y hacerla parecer parte de tu propia web.

Haz un seguimiento de tu propuesta de negocio

A menudo, tendrás que enviar propuestas por email para que los clientes las revisen. Estate atento a cualquier email que recibas en relación a la propuesta y, si no recibes contestación alguna en unos pocos días, puedes dar un paso adelante y contactar con el comprador.

Si eliges una plantilla profesional, algunas de ellas tienen la opción de ver si el cliente la abrió, cuándo lo hizo y en qué páginas pasó más tiempo. Esto te ayudará a tener información valiosa acerca de qué capta el interés de los clientes e incluirlo en tu email de seguimiento.

Asegúrate de recordarles que pueden contactar contigo con cualquier pregunta o sugerencia e intenta contestar sus preguntas de forma tan clara como sea posible.