Deniegan la licencia a Uber para poder operar en Londres

Uber continúa enfrentándose a problemas en las ciudades en las que se asienta. La última encrucijada a la que ha tenido que hacer frente es a la negativa de la autoridad reguladora del transporte de Londres, Transport of London, que ha denegado por segunda vez la licencia para operar su filial de taxis privados en la capital británica.

La compañía, que cuenta con 45.000 conductores afiliados y realiza 3,5 millones de viajes al año, todavía cuenta con un periodo de alegaciones, pero si no prospera, tendría un serio problema, ya que Londres es uno de los mercados más importantes de este servicio.

La decisión tomada por Transport of London se basa, sobre todo, en que considera que Uber todavía “es un riesgo para la protección y la seguridad de los pasajeros”, a pesar de que la compañía ha introducido cambios y mejoras en los últimos meses.

En concreto, desde esta institución se advierte de la facilidad con la que los conductores pueden manipular la app para falsificar su identidad, entre otras cosas, argumentando que en al menos 14.000 trayectos, el conductor real no era el que los pasajeros creían.

Las reacciones no se han hecho esperar, y uno de los primeros en comentar esta decisión contra Uber ha sido el alcalde de Londres, Sadiq Khan, que ha comentado que la seguridad de los pasajeros es primordial, a sabiendas de que sabe que se trata de una medida que puede ser considerada de poca popularidad entre los usuarios.

No es la primera vez que Uber se da de frente con algunos problemas en la capital británica, ya que desde que consiguió su licencia para operar en 2012, se ha encontrado con algunas advertencias por parte de las autoridades. De hecho, hace más o menos un año, Uber recuperó la licencia que tenía suspendida por falta de responsabilidad corporativa en asuntos sobre la seguridad pública.

En el caso de que Uber siga adelante con la apelación, será un juez el encargado de decidir si sus servicios cumplen o no con los requisitos de seguridad que establece la normativa vigente.

Desde entonces, Uber ha intentado mejorar los servicios y adaptarse a las normativas vigentes, pero para Transport of London es insuficiente.

Ana Lacasa
Periodista y Filóloga. Dos áreas que se dan de la mano para informar de la actualidad emprendedora y tecnológica.