La nave de SpaceX acaba explotando en su aterrizaje de prueba

Cortesía de SpaceX

La nave espacial Starship, creada por la compañía SpaceX con la intención de ser la nave en la que viajarán los primeros humanos a Marte, ha terminado prácticamente destrozada tras la explosión que se ha producido durante el aterrizaje.

La nave de SpaceX, que contaba con tres motores tipo Raptor, alzó su vuelo ayer, miércoles, desde la base que tiene la compañía en Boca Chica, en Texas, Estados Unidos. Su lanzamiento tuvo que ser aplazado en el último momento el martes por un fallo en el ordenador de a bordo, pero al día siguiente, todo ocurrió sin ningún problema.

La Starship logró alzarse unos 12 kilómetros pero justo cuando volvía a su base, explotó, creando una bola de fuego. Parece ser que los tres motores raptor se apagaron de forma inesperada, haciendo que la nave planease durante unos minutos, lo que provocó ese aterrizaje forzoso que acabó en fuego. 

Elon Musk, el dueño de SpaceX, ha indicado en su cuenta oficial de Twitter que la causa de la explosión debió deberse a que durante el descenso, la presión del tanque de combustible del cohete era baja, lo que provocó que la velocidad del aterrizaje fuera alta.

A pesar de este desenlace, Musk ha asegurado que la misión ha sido todo un éxito ya que se ha conseguido toda la información para continuar con los ensayos en la nave. 

Del mismo modo, Musk ha mostrado su optimismo en la misión para transportar a humanos a Marte, diciendo a continuación “Marte, allá vamos”.

 

Ana Lacasa
Periodista y Filóloga. Dos áreas que se dan de la mano para informar de la actualidad emprendedora y tecnológica.