Transformación digital: Europa y España, decididas a capacitar a las personas

Sentados, de izquierda a derecha, Pedro Mier, Francisco Polo y Anna Armengol, en el acto de inauguración del I Foro Alianza por el Desarrollo de Talento Digital. |FOTOGRAFÍAS: Marta Peiro

“La transformación digital es más una cuestión de personas que de tecnología, personas que deben pensar en digital para crear una verdadera cultura digital. Esta conllevará un cambio a una mentalidad de trabajo y colaboración”. Con estas palabras dio la bienvenida Rufino Pérez al I Foro Alianza por el Desarrollo de Talento Digital este miércoles en el Hotel NH Collection de Madrid.

El líder de Transformación Global del grupo hotelero dio paso a un acto de inauguración en el que se expuso una visión global, tanto a nivel europeo como nacional, de la digitalización. En dicho acto, Pedro Mier, presidente de AMETIC, coincidió con Pérez en que “nuestro futuro está en manos de personas capacitadas para sacar el máximo provecho” de los recursos digitales. Así, calificando el talento como “el primer problema de las empresas”, Mier compartió su preocupación y deseo por llevar a cabo una “formación digital a todos los niveles”.

La formación en “competencias digitales para todos” es uno de los cuatro ámbitos que aborda la Coalición Nacional, organismo creado por la Comisión Europea. Así lo aseguró Anna Armengol, coordinadora de Economía Digital para España en dicha institución. La estrategia a nivel europeo, dijo, se basa en la “empleabilidad, el fomento del talento digital impulsando sinergias y dando visibilidad a las iniciativas existentes”.

Según consideró Armengol, “hay que tener una población digitalmente cualificada porque la digitalización ha llegado para quedarse. La digitalización de la economía es una necesidad”. En este sentido, la experta en Economía concretó que “el 44% de los ciudadanos europeos no tienen habilidades digitales básicas y el 37% de los empleados carecen de competencias digitales suficientes”. Por ello, afirmó, Europa debe hacer frente a la “necesidad de modernizar nuestros sistemas de educación y formación”.

Además de esta necesidad formativa, la Coalición se centra en el “desarrollo de las habilidades o competencias digitales para la economía digital, el desarrollo de competencias digitales para profesionales en el sector de las TIC y competencias digitales en el ámbito de la educación desde una perspectiva del aprendizaje permanente”, enumeró Armengol.

De cara a 2020, expuso, los objetivos de la institución pasan por ayudar a “un millón de jóvenes desempleados europeos” a adaptarse a las nuevas tecnologías mediante “prácticas y programas de capacitación a corto plazo” y apoyar a la fuerza laboral para que se adapte a las mismas. Ello se debe hacer, especificó, “modernizando la educación y capacitación escolar y empleando los fondos disponibles para apoyar las habilidades digitales y concienciar sobre su importancia”.

En vista al cumplimiento de dichos objetivos, Armengol anunció el lanzamiento de dos iniciativas: “Oportunidad Digital” y “Mujeres en digital”. La primera, profundizó, consiste en un programa de prácticas transfronterizas que “hasta 6.000 estudiantes graduados entre 2018 y 2020” tendrán la posibilidad de disfrutar con el objetivo de “obtener experiencia digital en los campos demandados por el mercado”, puntualizó la economista. La segunda, analizó, corresponde a la creciente conciencia europea sobre el “rol, cada vez más importante, que la mujer debe desarrollar en el sector tecnológico”.

En el caso de España, Armengol admitió que, aunque el país “ha mejorado en capital humano, los niveles de competencias básicas y avanzadas siguen siendo inferiores a la media europea”. Así, concretó, “una quinta parte de los ciudadanos españoles aún no están en línea y cerca de la mitad sigue careciendo de competencias digitales básicas”.

Además, aunque recordó que la Unión Europea “carece de especialistas TIC capacitados para cubrir el creciente número de ofertas de empleo en todos los sectores de la economía”, reconoció que la oferta en España de este tipo de profesionales “sigue por debajo de la UE”. En cifras, señaló, España posee un “3% de especialistas TIC en el conjunto de la fuerza laboral, frente a un 3,7% de media en la UE”. Ello a pesar de que, aseguró, haya “12.000 puestos de trabajo en España en los que se requieren especialistas TIC y que siguen vacantes”.

Pese a estos datos negativos, Armengol destacó que España “está bastante por encima de la media de la UE en titulados en Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas”. Así, valoró, en nuestro país se da una proporción de 21,6 graduados por cada 1.000 estudiantes de entre 20 y 29 años, cuando la media europea es de 19. A raíz de estos datos, la coordinadora de Economía Digital para España consideró que “aumentar el número de especialistas TIC y reciclar las capacidades de los trabajadores es de vital importancia para aprovechar todo el potencial de la economía digital”.

En un momento en que “la formación es más necesaria que nunca”, la experta se mostró convencida de que “invertir en capital humano contribuirá a aprovechar los beneficios de la transformación digital”. Ese capital humano, en palabras de Francisco Polo, son los “hombres y mujeres emprendiendo en nuestro país”, tanto nacionales como extranjeros. El secretario de Estado para la Sociedad de la Información y la Agenda Digital apostó por “sentar las bases para hacer de España una nación emprendedora con una premisa clara: la innovación es la clave del crecimiento, el empleo y la prosperidad”.

El deseo de Polo, según dijo, consiste en que “España sea reconocida como una nación emprendedora con una nueva visión socialdemócrata de la economía digital, foco atractivo para inversores y un paraíso de talento”. Para ello, estipuló, se debe trabajar en la “creación de más y mejor empleo, de empresas y crecimiento económico, trabajando por la justicia social y la protección de trabajadores y ciudadanos”. Las políticas del Gobierno irán por tanto, encaminadas a “generar un entorno favorable al emprendimiento digital, donde exista financiación, conocimiento e instrumentos para hacer florecer las empresas”, anunció.

Una de las patas de esa “nación emprendedora” es que “cualquier persona con una gran idea y talento puede llegar a realizarla”, deseó Polo. Para ello, puntualizó, “hombres y mujeres deben ser tratados con igualdad, ya que la renta no puede condicionar las oportunidades de nuestro talento”. Esta igualdad también debe contemplarse, opinó el profesional en digitalización, en la igualdad de acceso a la formación en habilidades digitales.