El CEO de Ericsson España exige más rapidez en el reparto del espectro

El CEO de Ericsson España exige más rapidez en el reparto del espectro

Suspenso en el reparto del espectro tecnológico y suspenso en la rapidez en la regulación del sector de las telecomunicaciones. Eso es lo que opina el CEO de Ericsson España, José Antonio López, que ha analizado la situación actual del sector en la conferencia que ha tenido lugar en el 29 Encuentro de las Telecomunicaciones y la Economía Digital (Telco29) que se está celebrando en Santander.

El ejecutivo ha pedido en este acto, organizado por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo y AMETIC, que las decisiones regulatorias del mercado no sean superiores a los seis meses y que se pongan en marcha acciones para el Mercado Único Digital.

Y es que, en opinión de López, la situación en España no es muy positiva ya que “las primeras estaciones base operativas para los 800MHz se colocaron a finales de junio” y añade que en el tema de la regulación del mercado tampoco se aprueba ya que las propuestas para la regulación de banda ancha fija se presentaron en noviembre, lo que supone que su presentación en Bruselas deberá esperar hasta finales de año.

El representante de esta compañía en España también ha analizado el sector en Europa y ha considerado que está más retrasada que en Estados Unidos y Asia, en lo que a digitalización se refiere y ha apostado por el mercado único digital que ayudará a que Europa pueda estar a la cabeza de la digitalización. Al respecto, ha señalado que “o Europa es digital o no hay Europa” y ha continuado que “si se cree que bajando el roaming se va a conseguir empresas europeas líderes, vamos listos”.

Por todo ello, y comparando los datos españoles con los de otros países como Alemania, Francia, Reino Unido o Italia, López recomienda tres cosas: regulación eficaz, inversión en España y apagón digital.

En este último punto, el CEO de Ericsson ha dicho que España debe ser digital y ha instado al estado a plantear un apagón analógico en los próximos dos años.