Internxt, la alternativa de almacenamiento ‘cloud’ que respeta al usuario y al planeta

Internxt
Francisco Villalba Segarra (tercero por la derecha), junto a al equipo de Internxt. | Internxt.

Tiene poco más de un año de vida. En los últimos días logró una ronda de inversión de 500.000 euros. Es valenciana, como su fundador, que tiene 23 años. Tiene más de 12.000 clientes y está valorada a día de hoy en unos tres millones de euros. Algo habrá hecho bien Francisco Villalba Segarra con Internxt para tener estas cifras. Concretamente, ha repensado el almacenamiento cloud o en la nube en favor del usuario. Casi nada.

El máximo activo de este nuevo Dropbox es la seguridad y privacidad del cliente a través de la encriptación de los documentos. También el planeta. “Internet se ha convertido en un sitio propiedad de cuatro grandes corporaciones que abusan de su poder, y muchas veces violan la privacidad del usuario”, comenta Villalba Segarra, CEO de la startup española.

El valenciano, que con 12 años ya estaba emprendiendo en materia cibernética, busca que su producto principal, Internxt Drive, sea la primera nube de la que el usuario “realmente se pueda fiar”. Su idea viene a resolver los problemas de seguridad y privacidad que afecta tanto a particulares como a empresas, y de los que ninguno somos ajeno estos días.

La herramienta fragmenta y encripta los archivos que el consumidor sube a la nube de forma que sólo él tenga acceso a ellos. Todo gracias a una red de proveedores que se encargan de almacenar los documentos encriptados, asegura Villalba Segarra. El levantino forma parte de la lista T500 de The Next Web con los 500 jóvenes más influyentes en el ámbito tecnológico. En 2018 fue nominado para el Forbes 30 Under 30 Europe.

Además, la startup tiene un compromiso, no sólo con la propiedad digital del usuario, sino también con el planeta. Por cada nuevo cliente, la empresa plantará un árbol. El CEO de Internxt espera “cerrar 2020 con unos 20.000 usuarios activos en Internxt Drive”. También confía en llegar a rondas de varios millones en un par de años y captar grandes empresas. Veremos. De momento sigue su camino, bien aconsejado, en la aceleradora Lanzadera.