¿Cómo elegir el mejor Hosting para tu startup?

La presencia en Internet de una startup es casi más importante que la propia idea de negocio. La experiencia de usuario debe estar a la altura y de ella va a depender que el cliente confíe o no en la empresa.

Por ello es de suma importancia que la web sea rápida y segura y para ello es clave la elección de un buen hosting. El hosting o alojamiento web es el espacio físico donde se almacenan las páginas web y sirve para que se pueda acceder a ellas desde cualquier dispositivo y lugar las 24 horas del día. Por tanto, a la hora de poner en marcha una web corporativa o un negocio online es completamente necesario contar con un alojamiento acorde con las exigencias de la startup.

Pero no todos los negocios tienen las mismas necesidades. Las startups, que por definición son bastante dependientes de las tecnologías, se suelen desarrollar en canales digitales y sus ingresos suelen depender de que su sitio web esté disponible el 100% del tiempo.

Según la web HostingExperto.es, este tipo de proyectos deberían considerar una serie de aspectos para que la elección sea óptima y afecte de manera positiva al negocio:

  • Disponibilidad: Un Hosting que tiene continuas interrupciones, puede llevar a la pérdida de clientes y, por consiguiente, de dinero. “Las interrupciones en el servicio son inevitables (a no ser que tengas mucho dinero para hosting), pero hay alojadores web que gestionan su downtime mejor que otros según un estudio reciente que hemos llevado a cabo” Apunta Robert Brandl, Fundador de HostingExperto.es.
  • Velocidad: Según numerosos estudios, existe una correlación entre la velocidad de carga y los rebotes (usuarios que se marchan de un sitio web sin interactuar con éste) y esto puede significar pérdidas económicas si los ingresos provienen de la web, por ejemplo, si se trata de una página de Ecommerce. La experiencia de usuario es la que facilitará un buen posicionamiento SEO y, como consecuencia, mayor tráfico a la web y en esto la velocidad juega un papel muy importante. Según Brandl, “Nadie quiere un sitio lento que tome 10 segundos en cargar. Esto afecta negativamente, tanto a las ventas, como al SEO, ya que es uno de los factores en los que se basa Google para determinar su famoso ranking de posicionamiento”.
  • CDN: Las redes de distribución de contenido ayudan a distribuir el contenido de un sitio web globalmente de forma más rápida. Estas acercan un sitio web, almacenando copias de este en varios servidores en todo el mundo, a la audiencia del negocio. “Si visitas una página desde Inglaterra y el servidor está localizado en Londres, se cargará más rápido que si la visitas desde EEUU. Esa gran distancia que los separa afecta negativamente así que se ha de tener muy en cuenta.” Señala el Fundador de HostingExperto.es.
  • Seguridad: Para cualquier proyecto la seguridad siempre es muy importante, pero es algo que hay que cuidar mucho si sobre todo se almacenan datos de clientes (p.ej. direcciones postales o datos de tarjetas de crédito). Hay que fijarse en qué ofrece el hosting; aspectos como la prevención, generación de copias de seguridad y el mantenimiento del hardware y software de la infraestructura son importantes aquí. “Imagina que debido a un fallo de seguridad algunos datos personales de tus clientes quedan comprometidos por ciber-criminales, ¿cuánto puede costar esto a una empresa en dinero e imagen de marca?, por eso la seguridad es uno de los aspectos esenciales a tener en cuenta en la elección del alojamiento de una página web” Añade el experto en Hosting.

A la hora de elegir el mejor alojamiento para una startup se recomienda huir de los servicios gratuitos, pues ninguno ofrecerá la calidad suficiente y  en algunas ocasiones los alojadores de sitios web gratis pondrán anuncios en el sitio web, o no te dejarán tener tu propio dominio; tu web estará alojada en una URL como tunegocio.freehost.com.

Nada de esto luce muy profesional, por lo que si alguien va en serio con la creación de su sitio web, debería considerar pagar por el hosting, los hay económicos que pueden costar menos de 60 € al año.