El aprendizaje, base de la transformación a un modelo de trabajo híbrido

Antonio González, CEO de Impact Hub Madrid; Gonzalo Torres, Country Manager de Malt; y Miriam García, directora de Foxize Madrid, al comienzo de la presentación del ebook “The Future of Work”. |FOTOGRAFÍAS: Marta Peiro

Las nuevas tecnologías han transformado la forma de producir y trabajar de la sociedad. Las empresas cuentan con unas tecnologías de las que antes carecían, y que les han posibilitado agilizar y rentabilizar la fabricación de bienes. Si hasta la revolución industrial la fabricación esta dependía de la destreza de manos obreras en fábricas, ahora los trabajadores conviven con las máquinas y nuevas tecnologías punteras en nuevos espacios de trabajo colaborativos.

Estas ideas se desarrollan en el ebook “The future of work”, donde 30 autores proporcionan al lector 30 claves diferentes sobre la transformación del trabajo en las empresas a través de breves textos de 600 palabras . La obra fue presentada este miércoles en la nueva sede de Impact Hub en Madrid.

El nuevo trabajo se caracteriza por la automatización de los procesos, derivada del uso de nuevas tecnologías. Esto ha implicado un cambio radical en los procesos productivos que ha transformado, incluso, el modo en el que se estructuran los equipos de trabajo, caracterizados ahora por un modelo híbrido entre humanos y máquinas. El personal se ha visto obligado a aprender a utilizarlas y adquirir ciertas competencias, adaptándose al uso de las mismas, en nuevos espacios de trabajo funcionales en los que se crean nuevas relaciones, favorecidas a su vez por nuevas formas de educar.

De izda. a dcha., Jordi Serrano; Josefa Solanilla, Ramón Romero, Guadalupe de la Mata y Antonio González.

En ello coincidieron José Serrano, Fundador del Instituto del Futuro del Trabajo; Josefina Solanilla, responsable de Recursos Humanos y Comunicación Interna de Media Markt Iberia; Ramón Romero, CEO de BeForGet; y Guadalupe de la Mata, autora del libro “La Revolución de la Felicidad”. Los cuatro, autores cada uno de un capítulo de la obra presentada, fueron guiados por Antonio González, CEO de Impact Hub Madrid, en una mesa redonda.

Ante la “brutal velocidad exponencial” con la que, aseguró Solanilla, se están produciendo los cambios en las organizaciones empresariales, los responsables de Recursos Humanos deben “transformarse radicalmente” para “crear un nuevo ecosistema en entornos de trabajo dispersos en los que se trabaja por proyectos”, dijo. Estos entornos, estableció, “requieren de una flexibilidad”, y en ellos se van a establecer “equipos híbridos de personas y máquinas que tienen nuevos liderazgos”. El reto en este contexto es, por tanto, “entrar en las raíces de negocio y cambiarlo todo”, defendió la experta en recursos humanos. Para ello, apostó por “empezar a ver el mundo con otros ojos” y realizar cambios en una legislación que está, en su opinión, obsoleta.

En la misma línea se expresó Serrano, quien encontró una “oportunidad en positivo” en el comentado “cambio radical”. En un modelo que ha derivado a “plataformas de trabajo y deslocalización, donde el trabajo es irregular”, el fundador del Instituto del Futuro del Trabajo habló de la “fusión entre las habilidades de las máquinas y de las personas”. Así, aunque asumió que se crearán nuevos empleos mientras otros dejarán de tener sentido, remarcó que “la tecnología va a crear trabajos, como el de entrenador de chatbots”.

Para adaptarse a esta revolución, Romero aconsejó tener “humildad y empatía” como elementos clave para un “aprendizaje continuo”. Hay que “desaprender para volver a aprender”, declaró. Sin embargo, en el proceso estimó como fundamental “replantearse si hay que crear conocimiento o gestionar el ya existente”. En base a este aprendizaje, expuso De La Mata, las empresas deben atraer y generar talento.

La autora de “La revolución de la felicidad” apuntó que las empresas deben preguntarse por la felicidad de sus trabajadores. Según analizó, “las organizaciones que se preocupan por la felicidad de sus empleados son más innovadoras, rentables y creativas”. Por ello, insistió, las compañías deben plantearse cómo actuar para fomentar la felicidad de sus empleados a través del “disfrute, autorealización y sentido”, entendido también como propósito o impacto. “Cuando los trabajadores están alineados con el propósito es mucho mejor”, matizó.

La felicidad de los trabajadores es fundamental para el desarrollo de las empresas, por lo que estas no deben “olvidar a las personas como materia prima”, asumió el CEO de Impact Hub. Así, según la responsable de Recursos Humanos de Media Market, hay que “asegurar que los líderes son capaces de entender la nueva realidad y los nuevos perfiles” y contar con las nuevas generaciones, que “aportan un nivel de conocimiento increíble”.