Facebook embaucó a niños para que gastaran dinero en videojuegos

Facebook continúa en el ojo del huracán pero esta vez no es por los problemas de privacidad de los datos de sus usuarios, sino porque se ha descubierto que la red social manipulaba a los niños para que gastaran dinero en videojuegos, todo ello a espalda de sus padres.

Así lo argumenta una demanda presentada contra la compañía liderada por Mark Zuckerberg en el que se explica que esta táctica, conocida como Friendly Fraud o fraude amistoso con el fin de conseguir más ingresos con juegos como Angry Birds, PetVille o Ninja Sagas, es decir, unos de los más populares videojuegos del momento.

La documentación publicada hace unos días en medios de habla inglesa, que parece ser que han sido escritos por los propios empleados, revelan que Facebook conseguía ingresos por parte de cientos o miles de sus usuarios que, sin saberlo, gastaban dinero en estos videojuegos utilizando para ello los datos de las cuentas bancarias vinculadas a sus padres.

Según se ha publicado en medios especializados, Facebook conocía que esto estaba pasando pero ignoró e incluso alentó a los desarrolladores a seguir apuntando a los niños como su público objetivo, pese a que muchos empleados avisaron del problema que tenían entre manos.

De hecho, hubo un caso en el que unos padres se dieron cuenta de que un niño había gastado 6.500 dólares en un juego y pidieron que se anularan los cargos, algo a lo que Facebook se negó a devolver el dinero que había gastado por esta vía.

En esta demanda que se presentó hace unos días se hace una lista de los casos de los niños que hacían pequeños cargos a la tarjeta de sus padres sin ser conscientes de que estaban gastando dinero real. Dado que el videojuego les pedía seguir aportando dinero, una media de 20 euros cada vez, los niños continuaban gastando sin saber realmente qué estaban haciendo, por lo que el gasto se disparaba a los miles de dólares en algunos casos.

La denuncia se hizo pública en 2014 pero no fue hasta 2016 cuando Facebook se puso manos a la obra y dedicó una partida presupuestaria para evitar que este tipo de situaciones se repitieran y devolverlo a los afectados.

Facebook se ha granjeado una reputación un tanto negativa por diversos motivos y en los últimos meses. Por un lado, está el escándalo de Cambridge Analytica y la filtración masiva de datos que afectó a unos 87 millones de usuarios. Este caso dio lugar a una pérdida de la credibilidad de la compañía y a que incluso el valor de sus acciones bajara considerablemente.

Otro de los problemas a los que se enfrenta Facebook ahora es la difusión de noticias falsas, algo en lo que está trabajando, eliminando cuentas que podían estar vinculadas con este tipo de difusión de contenido malicioso o fake news.

Ana Lacasa
Periodista y Filóloga. Dos áreas que se dan de la mano para informar de la actualidad emprendedora y tecnológica.