Google se alía con SpaceX para dar soporte al servicio de Internet por satélite

El gigante tecnológico Google y la empresa espacial de Elon Musk SpaceX se acaban de unir en una colaboración. Se hará a través de Google Cloud que se encargará de dar soporte computacional y de red al servicio de Internet por satélite Starlink.

Este acuerdo, del que ha informado la compañía de Mountain View a través de CNBC, y posteriormente por medio de su Twitter oficial, hará que SpaceX pueda instalar estaciones terrestres en los centros de datos de Google que se conectarán a los satélites Starlink de la compañía fundada por Elon Musk. La intención es ofrecer un servicio de Internet rápido a las empresas en la segunda mitad de este año.

De acuerdo con ese medio de comunicación, el acuerdo representa una victoria para Google, ya que trabaja para quitarle participación a Amazon y Microsoft en el mercado de la computación en la nube de rápido crecimiento.

El director de redes globales de Google, Bikas Koley ha indicado en declaraciones a dicho medio que este acuerdo “es único en su clase”, añadiendo que “no creo que se haya hecho algo como esto antes”.  Koley también ha informado de que “el poder de combinar la nube con la conectividad segura universal es una combinación muy poderosa”.

Los dispositivos de los clientes se comunicarán con los satélites de SpaceX y luego dichos satélites se conectar a los centros de datos de Google. Dentro de esos centros de datos, los clientes pueden ejecutar aplicaciones rápidamente  utilizando los servicios en la nube de Google o incluso pueden enviar la información a los servicios de otras empresas que están geográficamente más cerca, lo que permite una baja latencia para que haya un retraso mínimo.

El servicio de Starlink podría ser muy valioso para los consumidores que viven en lugares con escaso acceso a Internet, así como para empresas y organizaciones gubernamentales que ejecutan proyectos en áreas remotas. 

Ahora bien, Google no es el único proveedor de servicios en la nube que trabaja con Starlink. En concreto, Microsoft informó el pasado octubre su alianza con SpaceX para poder llevar la conectividad de Internet Starlink a los centros de datos modulares en la nube de Azure que los clientes pueden implementar en cualquier lugar. 

En un principio, la intención de SpaceX es desplegar las estaciones terrestres en los centros de datos de Google en Estados Unidos, pero se prevé una expansión internacional en un tiempo no muy lejano.