Las grandes tecnológicas, contra las cuerdas

Los gigantes tecnológicos Facebook, Amazon, Google y Apple han defendido sus compañías ante la Comisión de Justicia del Congreso de Estados Unidos, en una comparecencia que forma parte de la investigación que se está llevando  a cabo para saber si podrían estar perjudicando la libre competencia.

Han sido los cabeza de cartel de estas grandes tecnológicas los que se han tenido que sentar en el banquillo para ser interrogados por esta comisión en una sesión que se ha celebrado de manera virtual debido a la crisis del coronavirus.

Así, Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, Jeff Bezos, fundador y presidente ejecutivo de Amazon, Tim Cook, presidente de Apple, y Sundar Pichai, presidente de Google, han defendido sus negocios de estas acusaciones. Se trata de los cuatro directivos más importantes de las compañías que dominan todos los aspectos de la vida digital, desde el comercio digital a la identidad digital de los internautas, que se han convertido en muy poderosos gracias al tamaño de sus operaciones, siendo precisamente esto lo que más le preocupa a la Comisión.

Facebook, la comisión pone en un aprieto a Zuckerberg

En el caso de Facebook, la Comisión está preocupada por el dominio que tiene la compañía en el ámbito social, sobre todo tras la adquisición de WhatsApp y de Instagram y por lo tanto la influencia que tiene sobre el discurso público en Estados Unidos. No es de extrañar que este tema haya salido  a la luz ya que en el país norteamericano se están preparando unas elecciones que tendrán lugar el próximo noviembre. 

Facebook ha tenido numerosas críticas por la difusión de noticias falsas y propaganda en los últimos tiempos, y su fundador, Mark Zuckerberg, ha defendido ante la Comisión el trabajo que se está realizando en la red social. Y es que, según ha apuntado el ejecutivo, Facebook ha implementado una serie de medidas de cara, precisamente, a las elecciones. 

Zuckerberg también ha recordado la amenaza que supone el auge de determinadas redes sociales de origen chino, haciendo referencia sin nombrar a la app de moda, TikTok, que ha logrado imponerse en el mercado de las redes sociales incluso destronando, aunque sea un poco, a Instagram, sobre todo entre el público más joven.

El fundador de Facebook también ha solicitado que el gobierno regule de una manera más activa la libertad de expresión en la Red, considerando que ésta “no debe dejarse en manos de empresas”.

Zuckerberg se ha visto, en algunos momentos, ante las cuerdas debido a las preguntas de los miembros de la comisión, que le obligaron a reconocer que compró Instagram en 2012 por la amenaza competitiva que ésta suponía, lo que podría tener serios efectos en un juicio antimonopolio.

Google, demasiado poderoso

La Comisión ha puesto también en entredicho el poder de Google, al considerar que se podría haber convertido en una empresa demasiado grande en el negocio de las búsquedas en la web y en la publicidad, lo que no ha permitido la normal actividad de una empresa que no ha querido utilizar sus productos.

Sundar Pichai ha defendido a Google aseverando que existen buscadores alternativos, añadiendo que el éxito de la compañía se debe a la calidad de su producto. Asimismo, ha defendido que gracias a Google muchas pequeñas empresas han podido competir de manera global en los momentos de coronavirus.

Del mismo modo, ha admitido que hay otras alternativas a las búsquedas online, ya que se pueden realizar a través de las apps o con los asistentes de voz, con los que tiene que competir activamente.

Los miembros de la comisión también han preguntando sobre la apropiación de contenido de terceras compañías, como valoraciones de restaurantes Yelp o letras de canciones de Genius para sus propios servicios. La comisión considera que Google podría haber amenazado en la rebaja de sus estatus en los resultados de búsqueda si no se aceptaban sus condiciones.

Apple y la AppStore

El problema de Apple sería con AppStore, según la comisión, que considera que su tienda podría estar perjudicando el negocio de terceros. Y es que Apple consigue una comisión de entre el 15 por ciento y el 30 por ciento en todas las transacciones realizadas en la tienda, algo que los desarrolladores consideran desproporcionada. Y es que los desarrolladores no pueden incorporar links directos a métodos alternativos de compra para el contenido, lo que supone una especie de obligación a realizar la transacción a través de Apple.

Pues bien, en este sentido, el CEO de Apple, Tim Cook, ha defendido a la compañía, siguiendo la estela de sus compañeros de las grandes tecnológicas. En concreto, Cook ha señalado que Apple sólo cuenta con una pequeña parte del mercado de la telefonía móvil.

“Las únicas apps que tienen comisión son en las que el desarrollador adquiere un cliente gracias a Apple”, ha explicado Cook, que ha añadido que Apple no se lleva comisión de las apps gratuitas ni tampoco por los ingresos generados por las apps con la publicidad.

Amazon, demasiado grande

El caso de Amazon es similar al de Apple pero en el sector del comercio electrónico, siendo la principal preocupación de la comisión su tamaño y la cantidad de información que tiene la empresas de sus clientes, que le permite vender productos con mayor eficacia.

Y es que Amazon vende productos de su propia marca en el sector tecnológico, como ebooks o los altavoces y se ha ido ganando un nombre en su propia marca.

En este sentido, Bezos ha considerado que Amazon no  es ninguna amenaza para otras marcas establecidas. Eso sí, ha admitido que los datos de ventas de determinados productos se podrían haber utilizado para tomar decisiones estratégicas sobre el producto en cuestión a lanzar en un futuro cercano.

Ahora  bien, Bezos se ha mostrado abierto a que Amazon sea investigada, afirmando que “deberíamos vigilar todas las grandes instituciones, ya sean empresas o agencias gubernamentales”.

 

Ana Lacasa
Periodista y Filóloga. Dos áreas que se dan de la mano para informar de la actualidad emprendedora y tecnológica.