Nace 42Madrid, el modelo de aprendizaje del futuro basado en la colaboración

En primer término, posado oficial de los máximos responsables de 42Madrid, con José María Álvarez-Pallete y Luis Miguel Olivas en el centro. En segundo término, Olivas explica la metodología de la escuela. Por último, Álvarez-Pallete durante su discurso de inauguración. |FOTOGRAFÍA: Marta Peiro

En la sociedad actual, “la tecnología lo está cambiando todo”. Por ello, “la empresa del siglo XXI necesita un nuevo modelo de aprendizaje: necesitamos ajustarnos a nuevos perfiles cambiando la forma de aprender”. Con este propósito, según José María Álvarez-Pallete, nació 42Madrid. La escuela, que se ubicará en el edificio Norte 3 del Distrito Telefónica, pretende “impulsar la educación digital sin dejar a nadie atrás”, señaló.

El presidente de la Fundación Telefónica inauguró con estas palabras la presentación de 42 Madrid en el Espacio Fundación Telefónica. La primera escuela 42 nació en 2013 en París y Silicon Valley. Tomando su ejemplo, la organización española está construyendo en Las Tablas un espacio de 5.000 m2 distribuidos en 2 plantas en el que hasta 900 alumnos podrán aprender y desarrollar habilidades de programación con una metodología basada en la realización de proyectos colaborativos sin libros, profesores ni clases tutorizadas.

“La metodología empleada está basada en el aprendizaje por proyectos y niveles”, explicó Luis Miguel Olivas. El responsable de Empleabilidad e Innovación Educativa de Fundación Telefónica analizó el método de enseñanza: “No existe el docente tradicional, se trata de aprender en equipo, fomentando la participación del alumno. Es una metodología 100% flexible y personalizable, en la que el estudiante es dueño de su rumbo de aprendizaje, de sus tiempos y ritmos”. “La única clave es el trabajo y la colaboración”, subrayó.

Teniendo la “actitud de superarse como base de la transformación”, los estudiantes se enfrentan a 21 niveles de aprendizaje con un “contenido formativo que se actualiza”, manifestó Olivas. “El primer nivel de programación es común, y a partir de ahí el alumno decide las especialidades que quiere”, expuso. Dichos niveles se dividen en materias comunes a la programación, como algoritmos y sistemas, y contenidos centrados en Inteligencia Artificial, Ciberseguridad o Videojuegos.

La progresión de los alumnos se mide con unos exámenes que deben corregir sus compañeros. En el último año, el programa garantiza prácticas en empresa. En los más de 10 países que se ha implantado, la metodología presenta una inserción laboral del 100%, aseguraron fuentes de la organización. “Los alumnos reciben una media de 8 ofertas laborales durante la carrera”, destacó Oliva. Durante su formación, los estudiantes contarán con el apoyo de un equipo pedagógico profesional. Pero antes de este proceso, deberán superar las pruebas de acceso.

Quienes se sientan atraídos por la tecnología pueden inscribirse en la web 42Madrid.com. Después, deben pasar dos pruebas online: una de memoria de 10 minutos y un test de lógica de 2 horas y media. Superada esa fase, el futuro alumno accede a la “piscina”: una prueba basada en la realización de 14 proyectos en el plazo de 28 días, a la que dedicarán entre 12 y 14 horas diarias en las instalaciones. Estas estarán abiertas las 24 horas del día, los 365 días del año, a partir del 2 de septiembre. En la escuela se admiten “todo tipo de perfiles, independientemente de la edad”, expresó el representante de la fundación.

La institución es gratuita para que “el coste no sea una barrera” y se financiará con el presupuesto de la Fundación Telefónica, determinó Oliva. El presidente de la institución expresó que 42Madrid pretende “adaptar el modelo de aprendizaje hacia perfiles técnicos y científicos”. “El 85% de los trabajos del futuro todavía no se han inventado”, afirmó. Sin embargo, Álvarez-Pallete insistió en que “también es el momento de los valores”. Por eso, en esta escuela tendrán peso también disciplinas como la Sociología o la Filosofía, dijo.