Samsung y Apple, denunciados por los altos niveles de radiación en sus dispositivos

Una vez grandes del sector tecnológico como Samsung y Apple vuelven a estar otra vez en el centro de la polémica, pero esta vez no se trata de la seguridad de los datos de sus usuarios, sino que se trata de algo relacionado con los niveles de radiación de algunos de sus dispositivos.

Y es que usuarios de ambas compañías han presentado una denuncia en un tribunal de California, Estados Unidos, afirmando que varios modelos de Samsung y Apple tenían niveles de radiaciones de radiofrecuencia superior a los permitidos, que podrían ser perjudiciales para la salud de los mismos. 

En esta denuncia, presentada de manera colectiva en el tribunal de distrito norte de California, los usuarios argumentan que existen estudios científicos que demuestran que la exposición a las radiaciones de radiofrecuencias “afecta a los organismos vivos”. 

En concreto, los demandantes aluden a un artículo publicado por el diario Chicago Tribune en el que se afirma que los usuarios que llevan los móviles en los bolsillos de la camisa o del pantalón reciben un nivel de radiación de hasta un 500 por ciento superior a los límites permitidos.

En opinión de los denunciantes, como tanto Samsung como Apple tenían conocimiento de esta situación, los acusan de haber caído en un caso de “negligencia, ruptura de la garantía, fraude de consumo y enriquecimiento injusto”.

Por todo ello, los usuarios piden tanto a Samsung como a Apple que paguen los costes de monitorización médica, así como el pago de compensaciones y medidas cautelares.

Pero parece ser que no todos los modelos de las dos compañías están en entredicho, sino que los denunciantes se han referido a unos dispositivos concretos, entre los que se encuentran los iPhone X, iPhone 8 e iPhone 7 Plus para Apple, mientras que en Samsung se refieren a los Galaxy S8 y Note8.

Ahora bien, la Comisión Federal de Comunicaciones de Estados Unidos, que establece el ranking del nivel de radiación permitido en los dispositivos móviles y que se sitúa en 1,6 vatios por kilogramo, había dado sus certificaciones a todos los dispositivos de ambas marcas que se mencionan en la denuncia colectiva.

Una exposición a este tipo de niveles de radiación podrían tener efectos adversos, según indican los denunciantes en la demanda colectiva, como pueden ser riesgo de cáncer, daños genéticos, cambios en el aparato reproductor, déficit de memoria, desórdenes neurológicos.

Ana Lacasa
Periodista y Filóloga. Dos áreas que se dan de la mano para informar de la actualidad emprendedora y tecnológica.