Se duplica la presencia de la mujer en el ámbito de la ciberseguridad

Cada vez son más las mujeres que se interesan por la tecnología, cursan carreras STEM (del acrónimo de los términos en inglés Science, Technology, Engineering and Mathematics) y ocupan más puestos de liderazgo. Pero, aunque la representación femenina en las TIC está creciendo, sigue existiendo una disparidad de género.

Así se demuestra en el estudio “Las mujeres en la ciberseguridad“, publicado por el Instituto SANS durante el 2020 y avalado por la compañía ThreatQuotient, compañía de plataformas de operaciones de Ciberinteligencia, que aborda la situación actual de las mujeres en el ámbito de la ciberseguridad. En esta encuesta, las mujeres que desempeñan funciones directivas como expertas en seguridad TI, informan sobre su trabajo y su carrera profesional y qué es lo que las ha llevado a desarrollarse en este campo.

Según el informe de SANS, las mujeres que se dedican al ámbito de la ciberseguridad suelen tener dudas sobre su desarrollo profesional, ya que muchas no están seguras de cómo “encajar”, cuál es su función principal y cómo se definen a sí mismas. En general, las mujeres experimentan una sensación de “síndrome del impostor” y se resisten a ser consideradas “líderes”, a pesar de tener una gran experiencia y éxito en su carrera.

En el ámbito de la ciberseguridad, esto es aún más evidente. El informe revela que muchas mujeres creen que se han “ganado” sus puestos simplemente por estar en el lugar adecuado, en el momento adecuado, a pesar de que el 44,6% cuenta con un máster en su perfil profesional.

Según la experiencia de Celine Gajnik, International Senior Marketing Manager de ThreatQuotient, “a pesar de no desempeñar un papel de desarrollo o ingeniería en una empresa tecnológica, durante los últimos 10 años de mi carrera he trabajado para algunas de las mayores empresas de ciberseguridad del mundo y ahora en esta startup, ThreatQuotient”.

En este sentido, agrega que “mis experiencias han demostrado que el esfuerzo por aumentar la representación femenina en las funciones tecnológicas y de ingeniería debe continuar, ya que cada vez hay más oportunidades para que las mujeres desempeñen papeles clave dentro de las empresas tecnológicas y contribuyan a la industria”.