¿Se han convertido las criptomonedas en un “refugio financiero”?

El 2020 pasará a la historia como el año en el que el Covid-19 frenó el comercio en todo el mundo ya que desde la aparición de Internet, año a año había ido aumentando debido a la facilidad de poner en contacto a compradores y vendedores a un solo clic de distancia y desde la palma de la mano. En algunos países la economía ha perdido todo lo que había ganado durante la última década y la sombra de la recesión planea sobre sus ciudadanos.

Y es en estos momentos de incertidumbre económica cuando los inversores ponen más cuidado al invertir su dinero en activos que le ofrezcan una mayor garantía de seguridad. Históricamente el oro ha sido la materia prima a la que se acudía para poner a buen recaudo el dinero. De hecho, durante la pandemia del Covid-19 ha ocurrido lo mismo. Si se observa el precio del oro desde mediados de marzo de 2020, que no llegaba a los 1.500 dólares la onza (20 de marzo), a principios de agosto llegó a superar la barrera de los 2.000 dólares la onza (6 de agosto).

Este dato confirma que el oro sigue atrayendo el interés de los inversores durante los tiempos más complicados, pero en la actualidad y gracias al auge de las criptomonedas también hay otras ‘commodities’ en las que invertir, como el Bitcoin, Ethereum, Ripple o Tron.

Las criptomonedas como inversión durante el Covid-19

Una de las ventajas de las criptomonedas es que al ser una divisa digital que no puede controlar ningún gobierno, no se ven afectadas por los conflictos sociales, económicos o políticos que influyen en un país determinado.

Por ejemplo, cuando la Organización Mundial de la Salud declaró la pandemia, tras el miedo inicial de los inversores a mediados de marzo, esta moneda electrónica se cotizaba por debajo de los 5.000 dólares. Pero poco a poco fue ganando confianza según iban apareciendo multitud de noticias sobre la evolución de la pandemia y a mediados de agosto superó la cotización de los 7.600 dólares, prácticamente la misma evolución que la cotización del oro pero ofreciendo mayores beneficios.

Según los expertos de bitcoin Up, no solo el Bitcoin pero también el resto de las monedas digitales han superado una verdadera ‘prueba de fuego’ al demostrar la confianza que generan las criptomonedas para invertir durante tiempos económicos tan difíciles a nivel mundial como los que ha provocado el coronavirus.

Cómo invertir en criptomonedas con seguridad

Es conveniente que las personas sin experiencia en este sector se informen adecuadamente sobre los riesgos y beneficios de las criptomonedas antes de empezar con sus transacciones. Pero si no se tiene ninguna experiencia previa, probablemente lo mejor sea seguir los consejos gratis que ofrecen algunos sitios web de confianza.

Una vez elegida la plataforma para hacer las operaciones, hay que decidir la cantidad que se desea invertir. Cada plataforma tiene sus propios límites mínimo y máximo, aunque usualmente se recomienda una inversión mínima de 250 euros o dólares (dependiendo de la ubicación de la compañía) para comenzar a ver rentabilidad a corto plazo.

Una de las ventajas de esta opción es que se puede acceder en cualquier momento del día y desde cualquier lugar con el ordenador o un dispositivo móvil a la cuenta del usuario para ver en tiempo real el progreso de las transacciones.

Por último, independientemente de la plataforma que se seleccione, hay que revisar siempre sus protocolos de seguridad y que la página web es legítima.