Tesla la lía en la presentación de Cybertruck pero recibe miles de reservas

El Cybertruck, el nuevo vehículo de Tesla. Cortesía de Elon Musk (Twitter)

El nuevo dispositivo de Tesla, el Cybertruck, está dando que hablar. Y es que en la presentación de este nuevo vehículo eléctrico de la compañía de Elon Musk sufrió un gran revés al romperse uno de los cristales del coche cuando se supone que eran de vidrio blindado, lo que supuso una bajada considerable del valor de sus acciones. 

Pese a esta accidentada presentación y el batacazo que tuvo en la Bolsa el viernes, parece que el interés por este nuevo coche eléctrico de Tesla es bastante algo. De hecho, el multimillonario Elon Musk ha indicado en su cuenta de Twitter que un día después de la presentación ya habían 146.000 pedidos del nuevo Cybertruck de Tesla. 

Ahora bien, Musk ha informado de que la mayor parte de los pedidos anticipados de este nuevo vehículo de Tesla se han decantado por la opción más barata, es decir, la versión de tracción trasera de un solo motor cuyo precio se establece en unos 39.900 dólares. El 41 por ciento restante se decantan por la versión más cara, de unos 69.900 dólares que tiene tracción en las cuatro ruedas y motor triple.

Según explica Reuters, los usuarios que han hecho este pedido anticipado sólo han tenido que pagar 100 dólares para poder garantizarse uno de ellos, lo que supone una inversión relativamente barata, aunque para poder disfrutar del nuevo Cybertruck se tendrá que esperar algunos meses, ya que la producción del mismo comenzará en 2021, en la versión barata, mientras que la más cara empezará a producirse un año después. 

La presentación del nuevo Cybertruck de Tesla ha causado bastante revuelo en las redes sociales, no sólo porque sus cristales supuestamente blindados se rompieran durante la ceremonia, sino que también por su extravagante apariencia, tildada desde futurística hasta demasiado geométrica o incluso ha sido comparada con un triángulo sobre ruedas.

El nuevo Cybertruck está fabricado en una aleación de acero inoxidable que es precisamente el mismo que se utiliza en los cohetes de SpaceX, según ha explicado Musk. De hecho, el multimillonario ha explicado durante la presentación que esta aleación permite que el automóvil sea “literalmente a prueba de balas” contra el menos armas de fuego más pequeñas. 

En la ceremonia, que estuvo presidida por el magnate, un asistente golpeó los costados del vehículo sin dañarla, pero las ventanas no tuvieron la misma suerte, sino que se rompieron después de que el asistente de Musk le lanzara una bola de metal, a pesar de que éstos eran supuestamente irrompibles.

Ana Lacasa
Periodista y Filóloga. Dos áreas que se dan de la mano para informar de la actualidad emprendedora y tecnológica.